También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

sábado, 18 de mayo de 2013

No ser "pro-vida" no significa ser "pro-muerte".

Todos conocemos las intenciones tardo-franquistas del ministro Alberto Ruíz Gallardón relativas a la modificación de la denominada Ley del Aborto. Sabemos quién está detrás de semejante involución (como sabemos quién lo está tras la reforma educativa conocida como la Reforma Wert): Los sectores más ortodóxos y recalcitrantes de la jerarquía de la Iglesia española comandada por Rouco Varela.

Pero no es el caso de tratar el asunto en el Estado español, dónde no alinearse con grupos quasi-fundamentalistas católicos y con su consignas para erigirse en tendencia de "grupos pro-vida" le hacen a uno parecer que milita en algo parecido a los "grupos pro-muerte". Es Caverna en estado puro, dónde pululan ministros ultracatólicos (como el de Interior) que llegan a hacer símiles Aborto-ETA... Kafkiano.

Me voy a centrar en un caso allende nuestras fronteras ya que, desde Amnistía Internacional, me escriben y piden colaboración para que ayudemos a salvar la vida de Beatriz.

Beatriz tiene 22 años y está embarazada de 23 semanas. Pero esta no es una historia feliz. Porque Beatriz está hospitalizada con lupus y problemas de riñón, y sus médicos han dicho que morirá si sigue adelante con el embarazo. Igualmente, han diagnosticado que el feto sufre una malformación que le impide desarrollar el cerebro y el cráneo, por lo que la posibilidad de que sobreviva es prácticamente nula.

Beatriz, que es madre de un niño de un año, necesita poner fin a su embarazo porque es la única manera de seguir viviendo.

Pero vive en El Salvador, un país donde la interrupción voluntaria del embarazo está prohibida en todos los casos, y donde se castiga con años de cárcel a quienes la practican o se someten a ella. Por eso, los médicos no se atreven a dar a Beatriz el tratamiento que necesita para salvar su vida, y han pedido a las autoridades que les permitan hacerlo sin miedo a ser procesados. Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se han pronunciado en el mismo sentido. Y la propia Beatriz ha grabado un mensaje dirigido al Presidente.

El mundo está mirando a El Salvador. Ayudemos a aumentar la presión para que las autoridades de El Salvador permitan a Beatriz seguir con vida. Cada hora que pasa el riesgo es mayor. Y cada firma cuenta. Eskerrik asko/Muchas gracias.

Yo ya lo he hecho y os invito a que lo podáis hacer desde aquí:

http://www.es.amnesty.org/actua/acciones/elsalvador-beatriz/?pk_campaign=mailint&pk_kwd=20130516_Beatriz_ES