También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

sábado, 25 de mayo de 2013

¿MONARQUÍAS 2.0?

David Álvarez. Bloguero especializado en análisis de redes sociales. Estudiando continuamente la relación entre el ámbito de la política y el social media. Miembro de la Asociación AERCO (Profesionales del Social Media)
 
Las monarquías europeas tienen una desigual presencia en la web social, no todas están en las principales redes sociales (Facebook, Twitter y Youtube) y las que están lo hacen con criterios muy diferentes entre ellas. Destaca sobre el resto la monarquía noruega por su planteamiento.
 

 
Vivimos tiempos de desafección política y este hecho no afecta únicamente a los partidos e instituciones, también a la Casa Real Española, como se puede ver en los últimos datos del CIS. Por tanto, uno de los frentes abiertos en este ámbito es la necesidad de que todas las instituciones públicas deban hacer esfuerzos en pos de una mayor transparencia y cercanía al ciudadano. Y las redes sociales son un elemento más, que usadas con unos criterios muy trabajados pueden ayudar a reducir esa brecha abierta entre institución y ciudadano. Las organizaciones e instituciones políticas ya están haciendo uso de ellas, con mayor o menor éxito, pero, ¿y las Casas Reales?
En este artículo vamos a dar un repaso general sobre la presencia de las 10 monarquías europeas en la web social, centrándonos en los principales perfiles sociales como son la web, Facebook, Twitter y YouTube, aportando datos que nos ayuden a situar la disposición actual de estas instituciones en la Web 2.0, viendo qué tipo de interacción tienen con la ciudadanía.
 
Monarquías a mitad de camino.
 
Si observamos el siguiente gráfico, veremos cómo las diez monarquías europeas, en general, se encuentran a mitad de camino en cuanto a su presencia en la web social. Todas ellas tienen su web institucional, aunque si pasamos a analizar los espacios de la Red donde se permite la interacción con los ciudadanos, es decir, las redes sociales, el panorama se reduce al 50%.
Tanto en Facebook, como en Twitter y YouTube, sólo cinco de ellas están presentes en cada red social, siendo Reino Unido y Noruega las monarquías que tienen presencia en los tres perfiles. Por el contrario, Bélgica y Liechtenstein han optado por limitarse a estar en la web institucional. La Casa Real Española inició en diciembre del 2012 su presencia en la web social a través del canal YouTube, aunque, por ahora, no contemplan la idea de interactuar con el ciudadano a través de Facebook o Twitter.
 

 
Webs con mucha historia y pocos datos.

540.3

La estructura e información aportada en las webs institucionales de las diez Casas Reales son, en general, muy similares. Inciden en incluir toda la información posible, con mayor o menor atractivo visual, en cuanto a la historia de cada una. Incluso añaden documentos en pdf con el árbol genealógico de sus familias reales.
Algunas webs incluyen abundante material gráfico presentando a sus respectivas familias, intentando dar una sensación de cercanía. Aunque en ninguna de las diez webs analizadas se puede encontrar algún espacio habilitado (como podría ser un blog) para que el ciudadano pueda interactuar con la institución de forma abierta, colaborativa y comunitaria.
 
Un defecto generalizado en la mayoría de las webs es la falta de transparencia en cuanto a la publicación detallada de los presupuestos asignados a las respectivas Casas Reales. Algunas de ellas muestran datos, aunque de forma muy genérica y sin detallar en profundidad, y otras ni siquiera aportan los datos más básicos. Una excepción es la web de la Casa Real Británica, donde en el apartado referente a “The Royal Household” se especifica más en detalle diferentes partidas presupuestarias.
 
Sin duda alguna, cada Casa Real hace un esfuerzo para mostrarse a su propio país respetando los idiomas, como el caso de la Monarquía Española, que ofrece su web en las diferentes lenguas oficiales del Estado español (castellano, catalán, euskera, gallego y valenciano); o el caso de la Monarquía Noruega, que incluye el idioma del Sami Septentrional. También tienen versiones en idiomas no oficiales tan variados en sus países como el inglés, francés, alemán, holandés, ruso y hasta el chino. Pero no todo son idiomas para poder entender el contenido de cada web, y en este caso destaca la web de la Casa Real Sueca, la cual está preparada para el acceso a invidentes mediante la aplicación Read Speaker XT.
 
Facebook, la casa común.
 
Si algo permite esta red social es la interacción entre el ‘propietario’ de la página (en este caso la Casa Real) y los seguidores de ella (en este caso los ciudadanos). Y sin duda alguna, en la ‘trastienda’ de esta red social siempre están presentes los datos, las estadísticas. Es una red ideal para conocer qué tipo de comunidad eres capaz de generar, pudiendo segmentar por edad, lugar y sexo. ¿Eres una Casa real y quieres saber qué personas se interesan por ti en Internet?, pues usa Facebook.
 
Cinco monarquías han decidido a día de hoy usarla: Noruega, Suecia, Reino Unido, Mónaco y Luxemburgo. Y en el ámbito estricto de la comunicación, consiguen estas instituciones un contacto con sus ciudadanos?. En el siguiente gráfico podemos observar el número de seguidores en cada página Facebook y los que han interactuado en los últimos 15 días.
 
540.4

Así podemos ver cómo la monarquía con más seguidores en Facebook es la británica con 629.559 ‘fans’, habiendo interactuado en los últimos 15 días un total de 12.768 ciudadanos, es decir, un 2,03% del total de sus seguidores. Comparando el número de seguidores con los que han interactuado, el mejor baremo lo obtiene la monarquía del Principado de Mónaco, con un 44,29% de interacción entre sus seguidores. Estos datos son muy sesgados porque sólo recogen la actividad generada durante los últimos 15 días, pero quizás con el siguiente gráfico se pueda completar algo más.
 
540.5

En este gráfico se muestra el número de publicaciones generadas en Facebook por cada Casa Real durante los últimos 15 días y la respuesta generada por los ciudadanos, en forma de comentarios, ‘Me Gusta’ y publicaciones compartidas. Reino Unido es la monarquía más activa en Facebook, con un total de 82 publicaciones en 15 días, seguido de Noruega con 43. Mónaco ha conseguido el mejor porcentaje de interacción con tan sólo 14 publicaciones (no llega a una por día). Es decir, no por tener mayor actividad consigues más ‘engagement’ entre tus ciudadanos, el conocimiento profundo de qué tipo de comunidad tienes quizás es uno de las razones para explicar estas diferencias.
 
Twitter falla en la interacción.
 
La red social Twitter quizás sea la más compleja a la hora de hacer un uso lo más completo posible. La limitación de los caracteres a utilizar y la propia estructura de la red hace que se tienda a hacer un uso limitado, centrándose en una de sus características, la de difundir información. Pero no es la única utilidad de dicha red, incluso se podría decir que no es la más importante en determinados momentos y contextos. Twitter permite hacer un ejercicio de escucha activa interesante, aspecto que a día de hoy se está dejando de lado quizás por su dificultad, mientras que también se puede optar por compartir información de otros actores de la escena tuitera, consiguiendo así generar vínculos ‘amables’ entre tu comunidad.
Al igual que en Facebook, cinco monarquías han decidido ser “tuiteras”: Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Mónaco y Luxemburgo , aunque una de ellas no es la cuenta oficial de la Casa Real, sino la de sus herederos, nos referimos al caso de Noruega y la hemos incluido por ser la cuenta que más valor está aportando, como veremos a continuación. Como datos generales podemos ver en el siguiente gráfico el número de seguidores que tiene cada cuenta, así como el número de usuarios a los que siguen cada una de ellas. 
 


En cuanto a número de seguidores destaca la del Reino Unido, con un total de 476.813 a día 21 de mayo del 2013, le siguen a mucha distancia Países Bajos y Noruega. Pero es ésta última la que destaca del resto en cuanto a número de usuarios que siguen, 22.241, mientras que la suma de seguidos entre las cuatro cuentas restantes sólo alcanza la cifra de 14. A estos datos añadimos que ninguna de las cinco cuentas tienen listas creadas (al menos públicas, otro tema es que manejen listas privadas).
Veamos ahora los datos del tipo de actividad generada en Twitter por cada una de ellas, es decir, qué tipo de tweets han publicado: tweets directos, replies (contestaciones a menciones recibidas) y retuits (difusión de tweets emitidos por terceros).
 
540.7

Vemos como, exceptuando en la de los herederos al trono de Noruega, en el resto de cuentas la inmensa mayoría de tweets emitidos son directos, es decir, se publican tuits informativos en una única dirección. La contestación a menciones recibidas es mínima, incluso en la cuenta de Noruega, característica muy común en la gran mayoría de cuentas institucionales de otros ámbitos sociales. Sin embargo, el hecho diferenciador se da en el retuit, es decir, la difusión de tuits de terceros.

En esta vertiente se dan 3 tipos de uso muy diferenciados, por una parte Mónaco y Luxemburgo no difunden prácticamente ningún tuit de otro usuario, mientras que Reino Unido y Países Bajos lo hacen en unos porcentajes similares, entre un 10% y un 14%. Es en el caso de la cuenta de los herederos de Noruega donde se produce el hecho diferenciador y relevante, un 43,39% de los tuits emitidos no son suyos, sino de otras cuentas. Analizando el tipo de retuits que hacen y de quién los hacen, vemos que un porcentaje muy elevado se corresponden a cuentas pertenecientes a ONG’s, sin duda alguna, los responsables de comunicación de los príncipes de Noruega han encontrado un nicho de actuación muy interesante en Twitter, y evidentemente el hecho de seguir a tantos usuarios, 22.241, está muy relacionado con este aspecto.