También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Domingo, 27-S, en Euzkadi, Catalunya y en España (Artículo de Opinión en Tribuna Abierta, Diario Deia)

"La Patronal de la Banca española dice que, de ser Catalunya independiente, se van. ¿Seguro? ¿No han visto dónde se ha producido el mayor tráfico en el uso de tarjetas de débito o crédito en julio y agosto?"

ESA “Grande y Libre” que no deja ejercer los derechos más elementales que se podrían contemplar en un Estado que se autodenomina democrático. Ese país que dispone de una obsoleta, blindada e intocable Carta Magna (esa que, cuando se quiere, puede modificarse en una sola noche de agosto). Esa nación referente en las libertades individuales que necesita a Gasol para abrir patrios Telediarios cuando no a una chica que ha ganado no se qué título de un deporte “tan popular” como el bádminton. Ese gran adalid y, al tiempo, servil y obediente miembro de la Unión Europea. Ese país propietario de la “Marca España”, la misma que abandera salvajadas en Tordesillas, incontables casos de corrupción... el mismo que va por la vida de solidario cuando Berlín -no Bruselas ni Estasburgo- le obliga a acoger a refugiados. Ese gran Estado “plurinacional” de pandereta y farándula que no reconoce más que por puro y duro interés y por su mera pervivencia nada más que no sea su artificial unidad indivisible... En definitiva, esa “patria” que nadie quiere comprar, tiene un gran problema. Y ese problema tiene fecha: el próximo domingo, día 27 de septiembre.

Y no me refiero a que ese día se celebra el Alderdi Eguna. Por desgracia, en Euzkadi tenemos un retardo de 40 años en lo referente a la legítima causa soberanista. Por estos lares aún hay heridas sin coser, heridas que aún no han cicatrizado. Así las cosas, una casa siempre se empieza por los cimientos y se sigue construyendo piso a piso hasta el tejado. En Euzkadi estamos construyendo una casa de cuatro pisos y vamos por el tercero. Hay “arquitectos” de la izquierda abertzale-Sortu que ya quieren poner el tejado sin esa cuarta planta. Al parecer, les ha entrado la misma prisa por poner el tejado como de olvidarse del último piso. Otro intento de Arraiz haciendo trampas en el Escatérgoris. Si la casa tiene cuatro pisos, no se puede acusar a nadie de no querer construir el último y quizá eso debería ser objeto de autocrítica por parte de esos a quienes, ahora, les ha entrado esa vertiginosa prisa: la planta que falta no está construida porque durante 40 años ha sido dinamitada (nunca mejor dicho) por gentes mucho más cercanas a esos espontáneos y veloces arquitectos que a mí.

EL PAPELÓN ESPAÑOL.

Pero, a día de hoy, el verdadero papelón lo tiene España este próximo 27-S. A todo esto, y sin perder de vista las Elecciones Generales fijadas en un pre-navideño diciembre por un decadente gobierno convocante, no queda otra que fijarnos seriamente en lo que algunos llaman “cuestión catalana”, otros llamamos “legítimo derecho del pueblo catalán” y, otros (las fuerzas políticas españolas y su entorno mediático) lo denominan “el problema de Cataluña”. No hay más que ojear ciertos medios escritos o sintonizar ciertos programas de Radio y TV en lo que entendemos hoy en día como la Caverna para observar cómo los ríos de tinta y horas de grabación o de metraje se convierten en una inmensa balsa de bilis, espuma blanca, aspavientos, arengas fascistas, y esceníficaciones salpimentadas de odio y rabia en una suerte de concurso que, perfectamente, podría llamarse Mira quién es más facha.

Para intentar desactivar ese proceso, los españoles son capaces de todo. El diagnóstico podría ser el de una diarrea rojigualda que uno puede encontrarse en los lugares más variopintos y con los discursos más estrafalarios. Así, se puede topar uno a un bucólico Rajoy paseando con Merkel, que lo mismo le dice que va a hacer una declaración contra la futura independencia de Catalunya que, a su vez, le ordena abrir el cupo de refugiados para disgusto de algún ex-regidor de la capital alavesa.

Puede encontrarse a un jefe de Estado no electo junto a Obama haciendo lo único que saben hacer: mendigar apoyos en su propio interés. Para entendernos, borboneando. Todo ello, tras una visita forzada in extremis por el cortesano ministro Margallo; un tipo que, si por él fuera, presionaría a la NASA para amenazar a Catalunya con su inmediata salida del sistema solar.

Uno puede encontrarse al director del Banco de España (cargo designado por el Partido Popular) metiendo miedo con hipotéticos “corralitos” si Catalunya se independiza o a la Patronal de la Banca española diciendo que, de ser eso así, se van. ¿Seguro? ¿No han visto en dónde se ha producido el mayor tráfico en el uso de tarjetas de débito o crédito en los meses de julio y agosto? ¿Quién les va a pagar las hipotecas en Catalunya? ¿Pagaría la Generalitat catalana su parte de la deuda contraída por España a cuenta del “rescate”? ¿Nadie en el Ministerio de Hacienda se ha enterado de que entre 2010 y 2012 se esfumaron de España unos 250.000 depósitos bancarios? ¿Cómo iba a mandar España las mercancías perecederas hacia Europa sin pasar por Catalunya? ¿Y si Catalunya las gravara con tasas y aranceles? ¿Y si el día de mañana, Euzkadi optase por un camino similar? ¿Qué van a hacer en Madrid? ¿Cual sería el Plan B? ¿Un túnel bajo el Pirineo oscense?

Vamos a ser serios. La realidad es que sin Catalunya sería España la que perfectamente podría verse fuera de la Zona Euro. Y eso, vote lo que vote el Parlamento extremeño o se pongan como se pongan en Génova, Ferraz o dónde hoy toque hacer un Círculo.

MIEDO Y DEPORTE.

Política del miedo en estado puro y duro. Algo tan típicamente español como eso de “que viene el Coco”. Los partidos españoles -PP, PSOE y Ciudadanos- volcados en imponer y en no dialogar. Los de los círculos morados, también españoles, plagiando canciones de Javier Krahe (que no es de Podemos sino de la casi difunta IU) lo mismo que Albiol utilizando sin permiso canciones de Macaco como si las mangara de esos top manta que, de forma cercana al racismo, combatía emulando a un pequeño Maroto. El primero la tomó contra los rumanos y el que recientemente se salta los Reglamentos Municipales en Vitoria-Gasteiz la tomó con marroquíes y argelinos. Vamos... Españoles haciendo amigos. Algo así como “te quiero tanto que te maltrato a diario y, si te vas, te enteras”. Así no se conquista a nadie (en el campo del amor). De conquistar a hierro, que pregunten en Iberoamérica por los del Día de la Raza.

En dos renglones, el papel del PSOE, de risa. La Nación no-Nación, Felipe González, el bailongo del PSC, Iceta... un auténtico cajón de sastre. Sánchez Castejón no ha llevado el banderón a Catalunya. Allí no le sirve. Y lo sabe. Que lo lleve Madina.

Pero uno también se puede encontrar con el presidente de Movistar, César Alierta, pagando más favores. A José Ramón de la Morena, desde la Cadena SER, diciendo que Catalunya, para tener Selección Oficial, debería tener Liga propia. Ya... ¿Y el Mónaco, que tiene selección, en qué Liga juega? ¿Tienen Liga propia en San Marino, Andorra, Gibraltar o las Islas Feroe? La respuesta es que no tienen Liga (juegan en las ligas francesa, italiana, española o inglesa), pero, curiosamente, disponen de selección. Es curioso lo de este emulador de Butanito: Sin documentarse, se pone ante los micrófonos diciendo que hay que discernir entre deporte y política mientras que (contrastado) la primera pregunta que acostumbra hacer a cualquier deportista catalán-a es ¿Eres independentista? Otro cortesano sin sentido del rigor.

Siguiendo en el ámbito del fútbol, puede encontrarse con Cardenal diciendo que el Barça, fuera de la Liga española, no llegaría ni a octavos de la Champions. También puede encontrarse con el ex ultra Tebas (LFP) amenazando con que se puede romper la Liga española (y con éllo, su particular chiringuito). No creo que sea necesario recordar que estos dos, juntos, son los que promovieron sanciones por la pitada del himno español en la Final de Copa 2015.

Amenazas y miedo por doquier. Todos los españoles a la vez. Desafinados pero orquestados. Simplemente tienen un pequeño problema: Las fuerzas soberanistas catalanas podrían rozar (incluyendo las CUP) una amplia mayoría absoluta. Casi nada. Así las cosas, ese PP del miedo queda como una sexta fuerza casi residual. Ni Sánchez Camacho, ni Albiol ni el descendiente de alguien tan querido en Catalunya como Felipe V lo van a impedir a las buenas. Siempre les quedarán los tanques.

EL ECO EN EUZKADI.

En Euzkadi, toda esta situación la encontramos polarizada en dos extremos. Por un lado, el extremo de aquellos a quienes ahora les ha entrado de repente la prisa (los del tejado sin cuarta planta, léase, los de la vaca que le daba la patada al balde del aitite de Ortuzar, siempre, cuando estaba casi lleno de leche). Por otro lado, los de un electoralmente mermado PP Vasco.

Es curioso oír a Albiol hablar de que en la Escuela Pública catalana se adoctrina en la ideología nacionalista. ¿No les recuerda a lo que decía el PP vasco de las ikastolas en la época de María San Gil, Mayor Oreja o de Carlos Iturgaiz?

Pero la actual designada de Basagoiti (el que no puso un mar por medio, sino todo un océano) sigue a su bola. Al frente de la sucursal vasca de un partido demostradamente en caída libre, a Arantza le ha dado por hacer campaña a la catalana. En su reciente Conferencia Política, llegó a decir que “los nacionalistas representan un peligro a las libertades individuales”. ¿Nacionalistas? Evidentemente, esta mujer es tan nacionalista como lo puedo ser yo pero con una importante salvedad: Su patria es España y la mía, Euzkadi. Y en cuanto a eso de que los nacionalismos atentan contra las libertades individuales, es evidente, al menos, en el caso español. Que le pegue un toque al ministro nacionalista español Fernández Díaz y que éste le cuente la verdad sobre la Ley Mordaza frente a las libertades individuales (y colectivas). Quizás, entre los del PP no se mientan... He dicho “quizás”.

No quiero acabar sin agradecer, pues, a la citada nacionalista española Quiroga que, para celebrar el triunfo de la seleccción española de baloncesto no haya mandado a sus acólitos a hacer el indio en la estatua del lehendakari Aguirre en Bilbao... como ocurrió en su día con la Roja sin “Ñ”.