También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

miércoles, 29 de abril de 2015

Cosas de fachas...

La última salida de tono de Esperanza Aguirre es que no quiere mendigos en Madrid. Según esta adinerada candidata de la rancia derecha española, esos mendigos “ahuyentan a los turistas”.

¿Y, élla, a quién ahuyenta? ¿A los Agentes de Movilidad? Hay que ser sinvergüenza, fascista, clasista, y tonta a las tres. Todo vale para semejante candidata del populismo,

Así, ni corta ni perezosa, ya en plena campaña electoral, aseguraba este pasado lunes que, en caso de llegar a ser alcaldesa, quiere acabar con la práctica de algunos mendigos de dormir en las calles del centro de Madrid, ya que, según ella, este hecho “ahuyenta a los turistas”. Las declaraciones de la presidenta del PP de Madrid no han dejado indiferente a nadie. Se explaya: “Hay personas, generalmente de origen extranjero y muchas veces perteneciendo a organizaciones”, que duermen en la calle aunque, según Aguirre, se las arreglan para “vivir muy bien”. Por ello, la candidata filofranquista considera que hay que poner una solución: “Otra cosa es que se haya decidido, no sé por qué, que dormir en la calle está permitido”.

Pero no sólo los mendigos que duermen en la calle parecen no ser del gusto de la candidata a alcaldesa. Aguirre también se ha referido a la proliferación de manifestaciones políticas en los alrededores del centro de Madrid, unas prácticas que también “intimidan” a los visitantes de la capital de los españoles.

Lo cierto es que  Aguirre se ha quedado anclada en aquélla "placidez" del franquismo que defendía su compañero de partido Mayor Oreja. Son personajes que están convencidos de aquéllo de que "con Franco se vivía mejor". Sin mendigos en la cale (¿?), sin manifestaciones, sin rojos ni separatistas que silbamos al impuesto -también por Franco- rey de los españoles.

Menos mal que semejante fenómena, al igual que Maroto en Gasteiz, no va a ser alcaldesa de Madrid ni en tres vidas. Como diría un conocido (por iletrado) maltratador de animales, yo definiría a Esperanza en cinco palabras: IM-PRE-SEN-TA-BLE.