También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

martes, 25 de marzo de 2014

¿Como el perro y el gato? (Artículo de Opinión en "vientodelnorte" de eldiarionorte.es/eldiario.es)

Recuerdo una vez me cité con él en su despacho sobre el mediodía. Iba provisto de unas notas garabateadas en un pequeño cuaderno. Empecé a exponer cosas e iba pasando de páginas. A la quinta o sexta me comentó, "¿No tendrás el cuaderno entero con notas, no? ¡Para ir pidiendo algo de cenar!... ¡Tú, sin prisa, eh!".

En absoluto. Así podría parecer la relación que mantenía con el Alcalde Azkuna pero, en realidad, no deja de ser una percepción errónea o una simple apariencia a los ojos de quienes podrían ver pero no presenciar en primera persona nuestros encuentros o reuniones esporádicas en su despacho.

Los puntos de desencuentro los tratábamos con plena cordialidad y, normalmente, ante dos copas de vino blanco. Siempre un intercambio de ideas y sugerencias expuestas de una forma franca, sincera y directa.

No es falsa modestia pero tengo la impresión de que no le disgustaba encontrarse con alguien que no iba a dorarle la píldora sino, en algunas ocasiones, a mostrarle mi postura disconforme en lo relativo a plaquitas de calles, retratos, estatuas... También le exponía ocurrencias sobre si se podría hacer esto o lo otro. Observaba con atención y solía derivarme a tal o cual delegada o delegado de Área.

Recuerdo una vez me cité con él en su despacho sobre el mediodía. Iba provisto de unas notas garabateadas en un pequeño cuaderno. Empecé a exponer cosas e iba pasando de páginas. A la quinta o sexta me comentó, "¿No tendrás el cuaderno entero con notas, no? ¡Para ir pidiendo algo de cenar!... ¡Tú, sin prisa, eh!". En realidad sólo había escrito unas 10 pequeñas hojitas.

Cuando digo que no es falsa molestia lo digo porque me temo que apreciaba aquellos intercambios de opiniones, siempre cara a cara, mirándonos a los ojos y "a calzón bajado". En definitiva, lo menos parecido a lo que se conoce como un "peloteo" al uso.

He sentido con gran tristeza su pérdida, y lo digo con toda la sinceridad del mundo. "Pelillos" al margen, le guardaba un gran aprecio y respeto. No sé por qué me da que era algo mutuo aunque nunca tratamos este aspecto.

He seguido lo más cerca que he podido (mediante algunos de sus más directos colaboradores) la evolución y altibajos referentes a su, últimamente, delicada salud.

Iñaki fue hijo de su época y conectó con un sentimiento bilbaino que necesitaba la representación que él le dio.

Goian Bego.

Y, Goian Bego Adolfo Súarez. Es de reseñar, brevemente, que Suárez acabó en el Grupo Mixto del congreso de los Diputados con dos escaños y sin saludos. Quizás, uno de los que le defenestró o le tiró como un "Cleaneex" es quién se supone que va a ir a recibir el féretro al pie de las escaleras de esas Cortes.