También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

martes, 15 de enero de 2013

No huele mal, senador. Huele a mierda.

Escribía el pasado jueves el senador Anasagasti en su Blog que "lo de Corinna le olía mal". No es por puntualizar a mi amigo y alderdikide pero, visto lo visto, a mi no es que me huela mal: Me huele a mierda. Así de claro... o de oscuro. Célebres actores y hasta algún premio Nóbel usaban asiduamente dicha maloliente palabra. Así que yo, que no soy senador, que no genuflexiono ni me doy cabezazos contra el suelo ante la presencia de monarca o heredero alguno y que, además, no hace tanto tiempo que me habla el mejor alcalde del mundo, me tomo la licencia de emplearla.

No hay más que ver las informaciones que circulan por ahí para darse cuenta que la mierda empieza a enturbiar más -si cabe- todo éste jaleo en el que se ha destapado la intervención de la amiga del monarca español. Por hacerme eco de una, me quedo con la que publica "el Diario de los lectores influyentes" (ElConfidencial.com) para darnos cuenta de la progresiva pestilencia que rodea a todo este affaire real.

Favor por favor.

El rey pidió a Iñaki Urdangarín que invitase a gastos pagados a su amiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein a la primera edición del Valencia Summit, un foro internacional sobre turismo y deporte organizado en 2004 por el Instituto Nóos. El yerno de don Juan Carlos no se pudo negar: el monarca había conseguido que el magnate Bernard Arnault, dueño del imperio Louis Vuitton, fuera el principal sponsor del evento, y además la factura del viaje y la estancia de la princesa alemana corrían por cuenta de la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de la capital.

​La presencia de Corina Larsen -su apellido de soltera- en el Valencia Summit de 2004 sacudió la semana pasada a la Casa del rey, después de que Diego Torres, el exsocio de Urdangarín en el Instituto Nóos, entregase al juez unos correos electrónicos intercambiados aquel año entre la amiga del monarca y un empleado de la entidad supuestamente sin ánimo de lucro. Los emails no tienen ninguna relevancia desde el punto de vista penal, pero con ellos Torres ha dejado claro su intento de chantaje al jefe del Estado y a su antiguo socio con la amenaza de revelar nuevos y más comprometedores documentos si entra en prisión. Estamos espectantes.

​El heredero de Franco pidió a su yerno que incluyera a Corinna, que el próximo día 28 cumplirá 48 años, en la lista de invitados de aquel congreso internacional "para ayudarla a ampliar sus contactos". La amiga del monarca, gran aficionada como él a la caza y la vela, era entonces la responsable de una agencia británica especializada en organizar safaris para clientes exclusivos. Y, sobre todo, colaboraba muy activamente con la Fundacion Laureus, una organización que aúna filantropía y deporte.

Fue precisamente esa ​afición común a la caza el detonante de la amistad entre el rey y Corinna. Según las fuentes consultadas, el jefe del Estado era cliente habitual de Boss Sporting Agency (BSA), una agencia londinense promovida por la prestigiosa armería Boss&Co especializada en organizar exóticos y exclusivos safaris para aristócratas y millonarios europeos. Corinna era la responsable de BSA, y a comienzos de 2004 conoció a Juan Carlos en una expedición de caza a Mozambique.

Comisionista e intermediaria.

​Corinna estaba entonces casada con el príncipe alemán Casimir Zu Sayn-Wittgenstein, de quien se divorció un año después. Tras su separación siguió utilizando por su cuenta el apellido de su exmarido y el tratamiento de princesa, y en 2005 montó su propia empresa: Apollonia Associates. La princesa Corinna se convirtió entonces, gracias a los contactos de altísimo nivel labrados durante su etapa en la agencia de safaris, en una comisionista de lujo que cobraba por intermediar en grandes contratos internacionales, principalmente entre empresas europeas y gobiernos árabes.

​Según fuentes próximas a la investigación del caso Urdangarín, Corinna viajó a Valencia desde Londres el 26 de octubre de 2004, la víspera de la inauguración de la primera edición del Valencia Summit -hubo dos más en 2005 y 2006-, por la que la Generalitat de Francisco Camps (PP) y el Ayuntamiento de Rita Barberá (PP) pagaron al Instituto Nóos un cánon de 1,1 millones de euros. La princesa alemana se alojó en el mismo hotel que Urdangarín y Torres, el Eurostars Gran Valencia, cercano al Palacio de Congresos donde se celebró el evento.

El pasaje de avión de ida y vuelta de la amiga del Borbón y su estancia en la capital valenciana fueron reservadas a través de la agencia Europa Travel, según las mismas fuentes. El coste del viaje, alojamiento y manutención del centenar de ponentes, observadores e invitados -Corinna entre ellos- asistentes al foro sumó otros 310.000 euros, que también fueron abonados con fondos públicos. De esta forma, el margen de beneficio de Urdangarín y Torres no se redujo, y ambos socios se embolsaron prácticamente limpios los 1,1 millones del cánon.

Viajes privados y oficiales.

​Tras su visita a Valencia, el contacto entre Corinna y el rey fue mucho más frecuente. La comisionista alemana acompañó a Juan Carlos en muchos viajes privados e incluso oficiales (como se aprecia en la fotografía), y actuó en numerosas ocasiones como representante del monarca ante gobernantes y grandes empresarios de países árabes. Entre 2011 y 2012, el jefe del Estado llegó a viajar al menos en tres ocasiones con Corinna en contra del criterio de sus médicos. El monarca ignoró la recomendación de los facultativos y se trasladó, primero, a Mónaco; más tarde a Kuwait y los Emiratos Árabes, y por último al polémico safari en Botsuana.

Los emails que Torres asegura guardar aún en su poder, y que su abogado ha amenazado con desvelar, demostrarían que el Rey estuvo siempre al corriente de los negocios de su yerno e incluso llegó a impulsarlos, y que si en la primavera de 2006 forzó su aparente marcha del Instituto Nóos fue porque salieron a relucir públicamente los primeros trapos sucios de aquél. En febrero de aquel año, en efecto, el PSOE de Baleares cuestionó por primera vez en el Parlamento autonómico los pagos que el entonces presidente regional, Jaume Matas (PP), hizo a la entidad sin ánimo de lucro por la organización de un foro sobre deporte y turismo similar al Valencia Summit.