También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Las bodas y la música.











Después del asunto de la pelea por razones políticas de la boda de Donosti debido a una canción de Benito Lertxundi (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/10/30/paisvasco/1351589634.html) Aberto Moyano publica preventivamente “Once canciones a evitar en cualquier boda transversal”.

1. La tortura, de Alejandro Sanz y Shakira: mejor no. El sector español del bodorrio podría interpretarlo como una prueba irrefutable de que los novios están el manual de ETA.

2. Ayatollah, de Siniestro Total. Puede haber islamistas o incluso células durmientes entres los invitados o, lo que es más probable, camareros. O peor aún: multiculturalistas.

3.- Simon y Garfunkel: tampoco. A la violencia latente en todas sus composiciones se suma el hecho de que ‘The sounds of silence’ recuerda demasiado a las conversaciones de un matrimonio.

4. Campanades a morts: muy apropiado a las circunstancias que rodean cualquier enlace de este tipo, pero remite al desafío catalanista. Mejor evitarla.

5. Roxy Music: desaconsejable. Siempre hay alguien que pregunta “¿Este grupo no es ése en el que cantaba el etarra de Brian Currin?”. Y a partir de ahí, los acontecimientos se pueden tornar imprevisibles.

6. Plastic Ono Band: en principio no habría problema, pero por alguna razón hace que a la cuadrilla del novio le entre la llantina.

7. Cualquier canción de Pimpinela: podría molestar a tanto a los simpatizantes de Ezker Batua como lo que de Ezker Anitza.

8. Paquito el Chocolatero: exclusivamente para bodas en las que el encargado de traer los porros se responda al nombre de Francisco (Patxi si la boda se celebra en Euskal Herria).

9. La carretera, de Julio Iglesias: Canción inocua donde las haya, es considerada por Urquijo como un himno en contra de la dispersión.

10. Ahora quiero ser tu perro, de Parálisis Permanente: la sola aunque improbable presencia de un simpatizante de Hamaikabat en el banquete podría desatar la batalla campal.

11. Y nada de Javier Krahe, por supuesto: el cura puede empezar a repartir formas consagradas, vulgo hostias, de forma indiscriminada.