También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

jueves, 7 de junio de 2012

Lo de éste Señor es francamente (y nunca mejor dicho), aberrante.

Este buen señor, sigue demostrando que, por un lado, ni sabe lo que lee y, por otro, que le importa un bledo.


Sabido es que la crisis, la recesión, la prima de riesgo, las hipotecas que sus "súbditos" no pueden hacer frente, los consiguientes y crueles deshaucios... todo... le importa un blasón corintio (que nada tiene que ver con ningún nombre femenino con dos enes).


Las "Perlitas" del heredero de Franco en Chile. Son de enmarcar. Vayamos por partes: "Sin solidaridad es posible que el proyecto económico europeo pueda sobrevivir, lo que no podrá sobrevivir será el proyecto político europeo”. Toma ya!!! El heredero de un dictador hablando de proyectos políticos. Y se queda tan "pitxi" un señor que, por no jurar, ni lo ha hecho a la Constitución que le blinda y protege. Cabe recordar que sólo se le conoce el juramento a los principios generales del Movimiento. Eso, al parecer, le resultó suficiente.


Juan Carlos aprovechó su discurso en el Palacio de la Moneda, para (como dice la rancia Prensa monárquica española) para lanzar una ¿dura advertencia? a los países europeos que anteponen sus intereses nacionales al proyecto común, poniendo en peligro este último. Se suma así desde Chile, encabezándola, a la ofensiva del Gobierno para reclamar el apoyo de los socios europeos, ante la incapacidad de España para recapitalizar por sus propios medios su sistema financiero y hacer frente al crecimiento exponencial de los intereses de su deuda. 


Lo que queda claro es que ésta vez no tuvo a Chávez delante para hacer el cabra con una de sus habituales salidas de tono. Pero sigamos.


“Permítanme decirles que el problema de Europa no es un problema económico, es un problema político, en consecuencia, la solución tiene que ser también política. Lo que se necesita es más Europa, no menos Europa”. Y dale a la burra. ¿Quién es éste señor para hablar de política? ¿Con qué legitimidad lo hace?


Tras recordar que las cuentas de la zona euro están más equilibradas que las de otras zonas geográficas, el Borbón reconoce que, pese a ello, los inversores internacionales desertan para buscar refugio en otros lares. 


¿Cuál es la razón?: “Es sencilla de entender: dudan de nuestra voluntad de seguir juntos, de defender nuestra moneda común, de ser fieles al testamento de los padres fundadores de Europa”. 


Ésta es bastante buena. Por eso él sabe tanto de inversores internacionales. Sobre todo de los que "invierten" en su propia monarquía. Los mismos que han hecho posible que éste señor se lleve comisiones de todo lo que se importa (con cierta relevancia) y los mismos que han abultado sus cuentas en paraísos fiscales.


“Europa requiere austeridad y disciplina. Pero la austeridad por sí sola no salvará a Europa. Se necesita además solidaridad para hacer soportables las cargas financieras que hoy abruman a algunos de nuestros países y se necesita también crecimiento, para dar trabajo a nuestros conciudadanos y mantener el modelo social que hemos construido a lo largo de los últimos años”. 


¡Con dos cojones! Si Señor rey. Austeridad y disciplina. Exactamente que lo que necesita Vd. y todos y cada uno de los miembros de su adulada casa real. Y no se queda ahí el "fenómeno". Solidaridad... creo que es la palabra que más utiliza este "soberano" siendo, al tiempo, la que menos se aplica o pone en práctica. 


Aunque el impuesto Jefe del Estado no lo detalló, España quiere que el fondo europeo de rescate pueda prestar directamente dinero a los bancos, sin la intermediación de los estados, y también que el Banco Central Europeo intervenga para aliviar la presión sobre su deuda. Dos objetivos que hasta ahora se han estrellado con la intransigencia alemana. A lo que yo puntualizaría... "lógica intransigencia alemana"


“Austeridad, sostenibilidad de las finanzas públicas y crecimiento económico son los tres pilares sobre los que debe asentarse el proyecto europeo”, resumió parafraseando a Rajoy. Y todo ello sin pestañear. Si llega a añadir "trasparencia" se cae el auditorio!!!


Más aún, siguiendo "pagando favores" a quienes le blindan y protegen, se ha alineó con el Gobierno, responsable último de sus discursos, cuando ha recordó que éste está acometiendo “unos ajustes presupuestarios sin precedentes […] unas reformas estructurales de gran calado […] y un saneamiento del sistema financiero que ha sufrido en carne propia la dureza de la crisis”. ¡Hala, bailen esa!


Y sigue. Sí, sigue. Pongan a prueba su capacidad para quedarse atónitos. “Es posible que estemos en el momento más difícil de la crisis, en el momento más doloroso del tratamiento al que hemos tenido que someternos, pero es un tratamiento absolutamente necesario para recuperar la salud perdida y retomar la senda del crecimiento”.


Cabe reseñar que, por uno de sus habituales lapsus introdujo un “no” que cambiaba el sentido de la frase.


En resumen, Juan Carlos quiso ofrecer un atisbo de optimismo al asegurar que “las cosas están empezando a mejorar. Las cuentas públicas están más equilibradas que hace un año, la balanza exterior más equilibrada y la economía española ha empezado a recuperar la competitividad perdida”. Se acabó. Cenorra de Gala y a roncar, o a dormir, que ésta vez iba con su mujer.


Pero no podía acabar tan bonito y, acostumbrado a sus comentarios absurdos, su afición a los chistes salidos de tono y a poner a parir a todo el que le rodea, era esperable una "notita" fuera de guión:


Haciendo "amigos", Juan Carlos lanzó una puya implícita a Argentina, con quien España mantiene un contencioso por la expropiación de YPF, al subrayar que “Chile ha entendido muy bien que el ahorro acude a los países que respetan la seguridad jurídica y huye de aquellos en los que reina la arbitrariedad”. Se lo pueden imaginar... La Kitchner con el morro torcido y el ministro español de Exteriores con la típica expresión de "trágame tierra". 


Ya se sabe, el señor también es muy "campechano".