También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

domingo, 22 de abril de 2012

A-constitucional, Pre-constitucional, Anti-constitucional.

No deja de resultar curioso cómo, el pasado día 14 de abril, ondeaba una bandera republicana en la balconada del Ayuntamiento dosnostiarra regido por Izagirre (Bildu). Y no trato de crear una polémica acerca de que ello crea un precedente en la historia de la Izquierda Abertzale ya que ponen al viento una bandera que sea "a, anti o pre", por muy tricolor que sea, sigue siendo una bandera española.
Tampoco voy a entrar a valorar que la enseña "legal" u "oficial" del Reino de España ondea al viento en los mástiles de esa misma Casa Consistorial, legalmente acatada sin rechistar, precisamente, por aquéllo que a otros nacionalistas les llamaban "españoles" simplemente por tener que acatar exactamente lo mismo.


No es el caso. Sería mate´ria de otro artículo. De entrada, no me parece mal que ondee esa tricolor pero, quiero centrarme en cierto expediente administrativo.


Es difícil encontrar en el PP vasco a un sujeto más -extremadamente- reaccionario a todo lo que suena a vasco o "vasquismo" como lo puede ser el actual Delegado del Gobierno en la C.A.V.


Un tipo bastante gris y ambiguo, bastante amargado, ubicado en el ala más dura del PP vasco alineada con Mayor Oreja en ese minoritario crepúsculo denominado "Sangilista". Alguien a quién Basagoiti le ha tenido que nominar a ocupar una cuota de poder por tener calmadas a las huestes más inmovilistas de los populares vascos, alguien a quién se le podría encuadrar en ese colectivo de "víctimas profesionales" cuyo grueso se encuentra voluntariamente "exiliado" al amparo de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid.


Hablamos de Carlos Urquijo, una de las mentes pensantes que, ante la inevitabilidad de que Bildu, Amaiur (posiblemente ya Sortu) pueda presentarse legítimamente a las próximas Elecciones al Parlamento Vasco; observando como se desmorona esa mayoría social irreal encuadrada bajo el epígrafe de "fuerzas constitucionalistas", son capaces de decir que existen cientos de miles de "exiliados políticos" fuera de la C.A.V. con el último fin de que puedan votarles.


Un prodigio de la manipulación, de ver conspiraciones por todos los sitios, un político sin más programa que aquéllo de "ETA-Batasuna", es capaz, por mera vendetta o por otorgarse un protagonismo que no cree tener, de abrir expedientes administrativos informativos por una cuestión ya casi tan olvidada como la antaño famosa Ley de Banderas.


A alguien que añora una enseña rojigualda dotada con su correspondiente "buitre", sólo le hace falta ver una enseña tricolor (republicana) para montar un espectáculo que a pocos como a él parece darle la menor importancia.


Pero ¿qué entiende éste buen hombre por enseñan "a", "anti" o "pre" constitucional? Creo que no cabe duda que esa enseña republicana no es anti-constitucional o a-constitucional si entendemos que es la legítima enseña de un Estado cuyo régimen era el de una República y avalada por una Constitución. La de 1931.
Luego, si aquél régimen fue derrocado por medio de una sublevación militar, un golpe de Estado o como se quiera denominar, para imponer una dictadura en toda regla, a la enseña tricolor no se le puede denominar ni de "anti" o de "a" constitucional.


Ciertamente se le podría denominar de "pre-cosntitucional" al ser anterior a la actual Constitución de 1978. Y tampoco voy a entrar a valorar cómo se establece esa Constitución ni a quién sanciona por mandato de un golpista como Jefe del Estado a título sucesorio, ni si éste juró los Principios Generales del Movimiento y -ni tan siquiera- si caza elefantes.


Me centro en eso de "la enseña pre-cosntitucional". Si lo es la tricolor -constitucionalmente- también lo es la franquista (dotada de corona marquesal, águila de San Juan y tipología falangista como el yugo y las flechas.


Ahí nos encontramos con la diversidad de criterios dentro del Partido Popular. Sin ir más lejos, no se tiene constancia de que su homóloga en la Comunidad de Madrid (La Delegada del Gobierno) haya abierto Expediente informativo alguno cuando en concentraciones de masas (como lo puede ser un partido de fútbol en el estadio Santiago Bernabéu) se exhiben banderas franquistas y una gran variedad de simbología fascista o neo-nazi. Ésto lo podemos apreciar en las imágenes que facilitan las distintas señales de televisión y, para más Inri, en más de una ocasión suministradas por Entes Públicos de TV.


Tampoco me creería que, en una balconada Consistorial regida por el Partido Socialista, y si al regidor de turno le diese por ser coherente con sus Estatutos fundacionales y lucir una tricolor, hubiese sido objeto de apertura de Expediente sancionador alguno.
Todo esto lo hace por notoriedad y, seguramente por ser un Ayuntamiento regido por Bildu. Es precisamente por esa especie de complejos por los que se rige éste cargo anacrónico en sus funciones y sus competencias.


Me explico: llamar a los Gobernadores Civiles Subdelegados del Gobierno y coordinarlos con un cargo "calzador" como lo es el de Delegado del Gobierno, podría ser materia de debate a la hora de los tan necesarios "recortes" que aplican sus dirigentes desde Madrid. Técnicamente, el representante del Gobierno debería ser el Lehendakari (hasta que un Referéndum lo evitase). La figura del Gobernador Civil es algo anacrónico y poco funcional.
Por lo tanto, una idea para "recortar" y "apretarse el cinturón" pasaría por eliminar este tipo de organ´simos periféricos de la Administración central, máxime en lugares dónde las competencias son menos que más.
Invito también al Sr. Urquijo a que me abra un Expediente informativo por ilustrar este artículo con una bandera tricolor. Quedo a la espera de la correspondiente, que, no la habrá -simplemente- porque además de recurrible sería anulada judicialmente en cualesquiera de sus Instancias (Por ejemplo, en la misma que determinó aquéllas palabras de su prócer Mayor Oreja en las que decía que en Euskadi, durante el Franquismo, se vivió en "un clima de placidez", como una acto encuadrado en la "libertad de expresión").
Y si no me cree este Sr., pues ya sabe. Por aquí le espero y ya le facilitarán mi domicilio a efectos de notificación. Y... para ponérselo más "a huevo" le ciño dicha imagen o ilustración a la balconada del Ayuntamiento de Donostia (Gipuzkoa).