También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

jueves, 12 de abril de 2012

¿Decisiones Salomónicas?

Hoy parece ser el día en el que -de nuevo- haya llegado el momento de dilucidar cómo repartir, sortear, rifar, asignar (o como quiera llamarse) las entradas para la Final de Copa entre el Atheltic Club y el F.C. Barcelona en el madrileño Estadio Vicente Calderón. Y, de nuevo, el debate vuelve a surgir sobre la forma de repartir el cupo de entradas asignadas a nuestro Club.
Aplicando una lógica salomónica pura, lo normal es que aquéllos que pudieron ir a Valencia hace tres años quedasen excluidos del sorteo para asistir a la Final en Madrid. Antes de que piensen que persigo algún tipo de interés personal, debo dejar claro que yo sí fui a la final en Mestalla.

Cierto es, y no cabe duda de ello, el constante y reincidente despropósito del que hace gala el organizador de tal evento, que no es otra que la real Federación española de Fútbol. la improvisación (falta de previsión), los "parcheos" y chapuzas varias; son tónica habitual en ese reino de Taifas cuyo régimen es últimamente conocido como "Villarato". Y no sólo la falta de organización previa es aplicable al campeonato de Copa sino que también al de Liga. El ejemplo de las ligas inglesa o alemana (Premier League o Budesliga) o la propia UEFA, dónde, antes de empezar cada competición, se saben los días de los partidos, las horas así como las sedes dónde se celebran las finales.

Pero, en  "el país de la pandereta", bueno o malo (más bien lo último) es lo que hay. Así, ante la negativa del Real Madrid a ceder el estadio Santiago Bernabéu para la celebración de la final de Copa (al margen de excusas tan peregrinas como unas supuestas obras en sus instalaciones), y no pudiendo celebrar la final en el Camp Nou, todas las alternativas pasan por la necesidad de sortear un problema: el aforo.

Así las cosas, bien hubiesen sido las posibles sedes el valenciano estadio de Mestalla, La Cartuja en Sevilla, o el que, al final será sede, el Vicente Calderón en Madrid, nos encontramos ante el "problema" de tener que sortear las entradas correspondientes al cupo del Athletic Club entres sus socios. 

Polémico fue el sistema utilizado por la anterior Junta Directiva presidida por García Mácua y, de lo que se trata -mediante éstas líneas- es de aportar o sugerir a la actual Junta presidida por Josu Urrutia una serie de ideas para poder ser aplicadas a la hora de distribuir el mencionado billetaje.      

Por ello, partiendo de la base de que cualquier tipo de reglamentación o de protocolo ha de establecerse desde la igualdad de condiciones, tal y como se propone, la propuesta parte de la base de excluir de la asignación de entradas para la Final de Copa a aquéllos que resultaron agraciados en el anterior sorteo (el de la final en Valencia). Lógicamente, este tipo de medidas siempre crean una evidente división de opiniones: Me explico: a priori serían detractores los agraciados en el sorteo de Mestalla (alegando el tópico de un sorteo de Lotería Nacional), teniendo, por otra parte, a favor aquéllos que no resultaron elegidos. Aún así, siempre prevalece un espíritu solidario por lo que la balanza podría inclinarse a favor de esta propuesta de inicio.

Una vez efectuado el sorteo (excluyendo a los socios beneficiados en el anterior sorteo), es el momento de establecer un protocolo para futuros casos análogos. Siempre partiendo de que, a iguales derechos iguales oportunidades: Unos fuimos a valencia... otros que vayan a Madrid. Y, después de ganar la Copa... ¿Qué?

Bien. En el caso de proseguir con la "chapuza" de no asignar antes del inicio de la competición un Estadio con un aforo suficiente como para no originar este tipo de problemática, podemos establecer tres pautas de sorteo: La alfabética, la numeral en bloques y la numeral por terminación.

LA ALFABÉTICA:
Se establece una letra del alfabeto que suponga la mitad cuantitativa entre los socios. Pongamos por caso que la letra "L" marca un número similar entre socios en función a su primer apellido. Este sistema fijaría mediante sorteo la asignación del 100% del billetaje entre los socios cuyo primer apellido va desde la letra "A" hasta la "L", o bien entre los que su primer apellido va desde la letra "LL" hasta la "Z". En este caso se garantiza vínculo familiar (padres, hijos, hermanos...).
LA NUMERAL POR BLOQUES:  
Se establece una línea en el número de socio que corresponda a la mitad del total. Pongamos por caso el 18.000. Obtenemos dos Bloques: del 1 al 18.000 y del 18.001 al 36.000 (son números aproximados). Se sortea la mitad del lote de entradas al 50% entre los socios del primer bloque y la otra mitad del billetaje al 50% entre los socios del segundo bloque. No existe necesariamente vínculo familiar pero se garantizan entradas para la mitad entre los más veteranos y la otra mitad entre los más recientes.

LA NUMERAL POR TERMINACIÓN:

De igual manera que acceden los vehículos al centro de algunas capitales europeas (unos días los coches cuya terminación en las placas de matriculación termina en número par, y otros días los de la terminación impar) se articularía un sorteo análogo con la terminación del número de socio. A sorteo puro: van los pares o los impares. Queda claro que, de la misma manera que los propietarios de vehículos en Londres pagan el mismo impuesto de circulación, todos los socios del Athletic Club pagan su correspondiente cuota. Los derechos son los mismos pero éstos se alternan ante la imposibilidad de poder aplicarlos a la totalidad. 
Como se observa, en el sistema alfabético puede existir un vínculo familiar entre los afortunados cosa que no ocurre en el segundo sistema (el Numeral por Bloques). En éste último el resultante no contempla lo anterior ya que es puramente aleatorio obteniendo un grupo heterogéneo: socios de mayor o menor edad, con mas o menos antigüedad, con o sin vínculo familiar, etc...

En definitiva, imagino que puede haber otras treinta mil ideas, como entrenadores hay en las gradas y tribunas o como "ingenieros" en las vallas de una obra (o en Ajuria Enea, ja, ja ja...), pero desde éstas líneas sólo se pretende aportar para dar solución a un "problema" inminente y para establecer una forma de proceder ante futuras situaciones similares.

El debate queda abierto. Alea jacta est !!!