25 de noviembre

25 de noviembre
También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Historia de Cinco Luchadores contra el Franquismo en Cantabria (2/5): Enrique González Zurita (El Brujo).

Enrique González Zurita nació en Reocin en 1916. Esta biografía es fruto de recuerdos de las conversaciones que mantuve con Enrique, durante el largo tiempo que pasamos juntos hablando de diversos temas. Y también de mis conversaciones con gente de Vega de Villafufre. Para que contara cosas de su lucha contra el franquismo, había que sonsacarle, era un hombre tan sencillo que no hablaba de las cosas que había hecho, no les daba importancia, para él eran como un trabajo que tenia que realizar.

Tenia la ilusión de volver a visitar los lugares donde transcurrió la parte mas dura de su vida que no había vuelto a ver desde su caída. “Una de las veces que vino de Francia Teodoro Rivero (el Cabuérnigo). Fuimos a visitar los lugares donde transcurrió su lucha como guerrillero, Renedo, La Penilla, zona de Santa Maria de Cayon, Selaya, Lierganes, Villafufre y Vega de Villafufre, donde sintió una gran emoción. Pues de allí, salió vivo de pura casualidad”. Este día fue cuando contó la mayoría de las cosas que aquí se narran.

Antes de la Guerra ya era comunista. Marchó voluntario al frente, al terminar la guerra en el Norte, cae preso, al salir de la cárcel, junto con otros reorganizan las JSU y el PCE. En el año 1944, con varios amigos militantes socialistas y comunistas, reorganizó las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) en Reocin, con Eugenio Álvaro (PSOE), Saturnino Fernández (PSOE), y los hermanos Segundo y Agustín Mantecon (PCE). Al final se retiraron “por falta de apoyo” por temor a caer en una redada. Solían recaudar dinero en las Juventudes. Tenía de cuota cinco pesetas al mes, mientras él ganaba 8,90 al día. El dinero recaudado era para la gente más perseguida y necesitada. Poco después el mismo año 1944 reorganizan una célula del PCE, en el que participa él con los hermanos Mantecon y otros, las acciones que hacían eran voluntarias, ya que el Partido no tenía ni para pagarles el tren.

Debido a su trabajo en la organización, paso a ser enlace de la Guerrilla. Le citaron a una reunión con el responsable de los enlaces y de la Agrupación Guerrillera de Santander (AGS), que era Antonio Bedia González, de Dualez al que ya conocía por ser de la misma zona, en esta reunión le nombraron enlace de la Guerrilla.

Andrés “el Estornejo”, de Sierra Ibio era el responsable del partido en esta zona. Este camarada le dijo con varios días de antelación, que la guerrilla iba a hacer el 6 de Abril de 1945 un asalto a la Mina de Reocín “el no intervino en nada, estaba a la espera de lo que pasara”. Al parecer temían ser cercados en la carretera de San Cipriano, ante lo cual la guerrilla había puesto vigías, efectivamente, los vigías tuvieron que avisar dando unos tiros al aire, porque la Guardia Civil al ser avisada intentó cercarles, también participo en él cerco él (Piojo Verde) así llamaban a los que iban a ingresar en la Academia de la Guardia Civil, así todo se llevaron unas 40.000 pesetas, “84.000 según el Consejo de Guerra de 28 de Octubre de 1952” logrando salir del cerco sin pegar ni un solo tiro.

Hubo tres grandes redadas. En la primera, en Julio de 1945 detuvieron a parte de la dirección de las JSU, del PCE. Desde finales de 1944 hasta 1946 estuvo de enlace de Juan Fernández Ayala “Juanín”. Cuando iba al encuentro de Juanín nunca iba por el mismo lugar, pues conocía la zona como la palma de la mano. Se solía encontrar con él en cabañas y casas de, Reocin, Sierra Ibio y San Cipriano. En esas casas solía estar Juanín y Carlos Cossio Rozas “Popeye”, de Torres, que también había estado trabajando en la Mina, que la policía le tenía fichado, y para que no le cogieran desertó y marchó al monte.

El grupo de Juanín estaba distribuido por varias casas,“puntos de apoyo” aunque actuaban juntos. Un hermano del guerrillero Segundo Calderón “el Marcao”, de Cohicillos (Cartes) le comunico que tenía que contactar con la guerrilla, que estaba por San Cipriano, ese día llovía, pero esto no era motivo para que no cumpliera con su misión, debido a ser el enlace entre la Guerrilla y la Agrupación Guerrillera de Santander (AGS). En 1946 preparó una entrevista entre Martín Santos “el Gitano”, jefe militar de la guerrilla que operaba por la zona de Reinosa y Juanín por la zona de Liébana.

En la fecha fijada bajaba de su cabaña hacia el pueblo de Reocin y por el camino se encontró a Ángel Velarde, de Viernoles, cuñado del “Gitano”, que subía a buscarle y le dice la misión que tiene que hacer, contactó con Juanín en una casa de Sierra Ibio que estaba a las afueras del pueblo. Estaban Juanín y Cossío, también estaba “el Cajigo” de Mercadal (Cartes). Al fin el encuentro se efectúa en la escuela de Mercadal. Saco de la mina de Reocin dinamita que luego usaron para la voladura de la Delegación de Abastos, que estaba en los bajos de la comisaría de la Policía Armada de Torrelavega.

En 1946 hubo la segunda redada fuerte, en esta ocasión estaba más preocupado al ser por estas fechas más conocido en la organización. Fue al encuentro de Andrés “el Estornejo”, y vio como se lo llevaba una pareja de paisano. Fue la brigadilla a buscarle a casa y como no estaba, le dicen a la familia que se presente en comisaría para hacerle unas preguntas. En ese momento decidió marchar al monte, porque sabía que venían a por él.

En Diciembre de 1946 había estado con Juanín en Sierra Ibio, y a finales de este mes, tuvo que desertar de casa, tenia la idea de irse con Juanín, pero José Maria Cruz Bolado, de Helguera de Reocin, se enteró de que la policía había ido a por él y le ofreció su casa para esconderse hasta que enlazara con la Agrupación Guerrillera. Benjamín Cruz Bolado, de Ganzo y Ricardo Bedia González, de Dualez, hicieron las gestiones para su incorporación a la guerrilla, se incorporo en casa de Benjamín Cruz, estuvo en su casa unos días, hasta que le indicaron a que grupo se incorporaba, se incorporo al grupo de Torrelavega. “Cuando el ingreso en la Guerrilla. Segundo Mantecón, fue el que asumió él puesto que él tenía en el partido, de enlace y de recaudar mismo Consejo dinero para el PCE. Cuando cayo Mantecon el ya llevaba tiempo en la cárcel aunque fueron encausados en el de Guerra, de 30 de octubre de 1952”.

Su grupo lo componían Inocencio Aja Montes “el Vasco”, de Obregón “En julio de 1947, cuando cayó Bedia responsable de los enlaces y (AGS), Aja bajó a hacerse cargo de las guerrillas. Asumiendo el mando del grupo Bonifacio González Mazon (Rubén), de La Penilla de Cayon”. Rubén, Ignacio González Mazon “Ciuco”, de La Penilla, Enrique Colsa Gutiérrez, de La Penilla y él, andaban por los montes Caballar, y Sierra de la Matanza, tenían un campamento provisional en una cabaña en el monte entre Santa Maria de Cayon y Las Porquerizas (Lierganes), tenían varios puntos de apoyo, casas en las que se refugiaban y abastecían.

Llegaron a tener una amplia red de puntos de apoyo, en Viérnoles, en la Penilla, Celestino Cotero Lavín, en Renedo, David Lanza Oruña, en San Román de Cayon, Modesto Fernández Mora. Una de las tareas asignadas a su grupo era contactar con los restantes grupos de la zona centro - oriental. Tenían dos días a la semana señalados para encontrarse con Bedia por si tenían algo que comunicarse. Solían quedar en los puntos de apoyo. Comenta una vez que se reunieron con el grupo de Riaño de Solorzano, estuvieron haciendo unas requisas.

Cuando volvieron les cogió la nieve, y se refugiaron en la cabaña entre Lierganes y Santa Maria de Cayon, los desplazamientos los hacían de noche para no ser localizados, pero en esta ocasión continuaron andando de día, ya que no esperaban encontrarse a nadie, por el mal tiempo que hacía.

El cuerpo encargado de intentar acabar con la guerrilla fue fundamentalmente la Guardia Civil. Así todo, los guardias en la medida en que podían evitaban los enfrentamientos. Dice que en una ocasión en que ellos se tropezaron con la Guardia Civil por las vías cerca de Viérnoles y pasaron cerca de ellos no hicieron ni caso, como si no los vieran. El 17 de Julio de 1947, iban a hacer una operación en Renedo de Piélagos, en ella participarían Rubén y Eduardo López “el Veliqui” de Bilbao, “Veliqui solía estar en el campamento de Riaño de Solorzano”, los demás cubrían la retirada.

Ese día morrinaba por lo que Rubén les mando de regreso al punto de apoyo, mientras él marchaba a la Penilla. Al llegar al punto de apoyo una cabaña en la Aguada, cerca de Renedo de Piélagos, Veliqui se quedo de guardia mientras los demás descansaban en el pajar, fueron sorprendidos por la Guardia Civil, les tiraron varias bombas y ráfagas de metralleta, en él encuentro murió Veliqui, que les hizo frente para que los demás pudieran escapar “piensa que hubo un chivatazo”. Decidió ir a buscar a Rubén a la Penilla. La contraseña que tenían era hacer el canto del Carabo, hizo el canto del Cárabo, y cuando consiguió enlazar con él, le dio las novedades y se fueron hacia un punto de apoyo para avisar al resto de los compañeros. Para llamar la atención de los ciudadanos, para que supieran que había gente que osaba enfrentarse al Franquismo, hicieron varias voladuras de las líneas de alta tensión y vías del ferrocarril.

Solían volarlas en días señalados como en 14 de Abril o el 1º de Mayo. Él era el responsable de las voladuras, pues ya había participado con Aja en la voladura de la Delegación de Abastos en los bajos de la comisaría de la Policía Armada en Torrelavega. Describe como preparaban las voladuras. Hicieron voladuras, por Santander, por la Penilla, Santa Maria de Cayon, Argomilla y alguna más.

Inocencio Aja bajó a ocupar el puesto de Bedia, en Julio de 1947. El punto de apoyo donde cogieron a Aja fue denunciado por él “Pollo” cuando fue detenido, este era un conocido estraperlista; y entraron en contacto con él, para que les abasteciera de alimentos.

El 25 de Noviembre de1947, día en que la Guardia Civil, rodeo el punto de apoyo, una casa de Torres a la que luego llamaron de los (Tiros), dentro se encontraban los dueños, Jesús de Diego Peña y Sabina Montes Piquero y los guerrilleros, Inocencio Aja Montes “El Vasco” y José Luis García Pérez “Pancho” de Ganzo. Al intentar escapar, Pancho fue muerto al cruzar la carretera, por los disparos de la Guardia Civil, y Aja herido, alcanzo él río Saja pero se ahogó al intentar cruzarlo hacia Ganzo. “Él río bajaba muy crecido, ese día llovía torrencialmente”, Apareció ahogado cerca de Suances, también fue herida grave Sabina Montes dueña de la casa. En la cárcel, leyendo el periódico, Enrique sé entero de la muerte de Aja, al describir a un hombre que se había ahogado y que había aparecido cerca de Suances.

La tercera gran redada se produce tras la caída de Bedia en Julio de 1947. En ella cae gran parte del PCE, y la mayoría de enlaces y puntos de apoyo. Aumenta la persecución a la Guerrilla, estaban tan perseguidos, que no podían ni dormir. Propuso a Rubén cambiar de lugar y bajar a la zona de Torrelavega, que la conocía muy bien, pero no aceptó. Tenían mucha falta de armamento, parte de lo que tenían era lo requisado a los falangistas como a Miguel Arenal al que requisaron una escopeta y un fusil Máuser, con munición.

Él tuvo una escopeta de perrillos de cañones recortados con cinco balas y algunas postas. La vigilancia sobre las vías de comunicación era tan fuerte, que les obligaba a tomar muchas precauciones. No podían desplazarse, por carreteras, caminos ni puentes, cruzaban por el río y se trasladaban de un sitio a otro por el monte. La persecución era tan fuerte, que no podían acercarse a los escasos puntos de apoyo que les quedaban, por lo que tuvieron que abastecerse directamente.

El 3 de Agosto de 1947, fueron a asaltar por segunda vez la tienda del “destacado falangista” Miguel Arenal “dueño de la Tienda-Bar y del salón de Baile” de Vega de Villafufre estaba cerrada, por lo que se escondieron en unos maizales hasta el día siguiente al atardecer, iban sin enlaces ni apoyos a la desesperada. La operación la iban a hacer el jefe, Bonifacio “Rubén” y él, Enrique Colsa y Ignacio González “Ciuco” se quedaron atrás para cubrirles la retirada. Entraron en la tienda, y les estaban esperando varios falangistas, escondidos en el salón de baile anexo a la tienda “supone que alguien los delato” Rubén iba delante, oyó tiros que venían de una puerta que estaba a la izquierda que daba al salón.

A Enrique le dieron tres tiros y perdió el conocimiento, a Bonifacio “Rubén”, le dieron un tiro en el pecho, Enrique se enteró de ello mas adelante. Los dos que lograron escapar Enrique Colsa y Ignacio González “Ciuco”, estuvieron un tiempo escondidos en Reocin, luego volvieron a los montes de Cayon que conocían bien por ser de esta zona, al fin al ver que no tenían salida “al enterarse de la muerte de Aja” se entregaron en Santa Maria de Cayon en Diciembre de 1947.

Les tuvieron toda la noche tirados en el suelo, a pesar de la gravedad de las heridas, a culatazos le exigían que declarara, le decían que el otro ya lo había hecho pero no lo creyó. Les pasó a reconocer un médico al día siguiente. Ante la gravedad de las heridas decidieron trasladarlos, al Hospital Marques de Valdecilla. Allí se encontró con Rubén, y al cruzarse con las camillas en el pasillo Rubén le preguntó que si había declarado y le dijo que no, Rubén dijo que él tampoco. En el hospital fue terrible porque le golpeaba la Guardia Civil con el fusil a ver si declaraba. Rubén, murió por el maltrato y la falta de atención medica, y el tardo en curar varios meses. Cuando le trasladaron de Valdecilla a la cárcel no podía moverse, la policía tuvo que llevarle hasta la enfermería.

La caída en manos de la Guardia Civil supone siempre amenazas, palizas y torturas. No todos tuvieron el mismo aguante para enfrentarse a esa tortura. Por no delatar a nadie, fue torturado y condenado a treinta años de prisión, cumpliendo la condena en el Penal de Burgos saliendo en libertad condicional en 1959. Durante el tiempo que estuvo en la cárcel estuvo encuadrado en el PCE, teniendo la misión, con Segundo Mantecon, de repartir la propaganda y las noticias, entre los presos comunistas. Después de salir de la cárcel se organizo otra vez, en el clandestino PCE y después en las CCOO en Torrelavega, luchando contra el reformismo del Partido. “Cuando se legalizo el PCE, el cómo otros pedía explicaciones a la dirección de hechos ocurridos en el PCE, durante la clandestinidad, pero siempre con la misma repuesta que había que hacer borrón y cuenta nueva” En 1982 salió del PCE, harto de ser engañado. En 1987 ingreso en el PCPE donde milito hasta su muerte en Torrelavega en el año 2002.

Sus cenizas fueron enterradas en un lugar agreste en un monte del Municipio de Reocin, al lado de una cabaña, de la familia, donde le gustaba pasar gran parte de su tiempo libre, era un gran andador y aun con muchos años subía hasta allí. Este era uno de los lugares donde había tenido los encuentros con “Juanin” y otros guerrilleros. En este lugar sé ha colocado una placa en su memoria, y todos los años por el mes de Julio, se realiza una marcha desde Torrelavega hasta ese lugar y seguidamente se realiza un acto en su memoria.