También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

jueves, 28 de mayo de 2015

Ciudadanos, ¿una apuesta fallida?

El partido de Albert Rivera tiene en sus manos la importante llave de la Comunidad de Madrid, pero no logra convertirse en la gran bisagra de la política territorial española.

Confiaban en un airbag llamado Ciudadanos y el dispositivo hinchable de color naranja no ha podido evitar un monumental trompazo del Partido Popular en las comunidades más disputadas y en las ciudades con marea, atlántica y mediterránea. A Ciudadanos no le ha ido mal. Ha conseguido el título de tercer partido municipal, en ausencia de Podemos que se ha presentado con plataformas y hologramas. Ha superado el 10% en las principales comunidades. Ha subido mucho en las grandes ciudades, en relación a las elecciones europeas de hace un año. Y se ha colocado por delante del PSC en el municipio de Barcelona. No le ha ido mal, pero no ha logrado convertirse en la gran bisagra de la política territorial española. Esa alta expectativa, fabricada a conciencia por importantes medios de comunicación, no se ha cumplido.

El ‘momentum’ estelar aún no ha llegado, pero Albert Rivera ha obtenido una pieza muy importante en el nuevo tablero. Ciudadanos tendrá un papel clave en la negociación para la presidencia de la Comunidad de Madrid. Puede inclinar la balanza en favor del Partido Popular, cuya candidata, Cristina Cifuentes, encabeza un grupo con 48 escaños. También podrían pactar con el socialista Ángel Gabilondo, sumando sus 17 escaños a los 37 obtenidos por el PSOE. En la ciudad de Madrid, Ciudadanos sólo tendrá un papel decisivo si se rompe –como desea Esperanza Aguirre– la suma de Ahora Madrid y PSOE. La llave de la Asamblea de Madrid es la más importante en manos de Rivera. No es poco. Estamos hablando de unos de los escenarios centrales de la política española. Lo demás son llavines. La abstención de Ciudadanos es necesaria para la continuidad del PP al frente de La Rioja y Murcia. Y en Castilla y León sólo una improbable confluencia de toda la oposición podría amargar la vida a los populares.

Las expectativas eran superiores. Ciudadanos no será determinante en el País Valencià, donde esperaba tener en sus manos la elección del presidente de la Generalitat y la alcaldía de Valencia. Los sondeos apuntaban en esa dirección. Ciudadanos tampoco decidirá la navegación balear. Atención al dato: la gente de Rivera no consigue, por el momento, posiciones determinantes en dos territorios de habla catalana (en sus variantes valenciana y balear), donde la cuestión lingüística tiene un fuerte trasfondo político y la relación con Catalunya levanta pasiones de muy distinto signo. Ciudadanos tampoco jugará un papel decisivo en las negociaciones para el gobierno de Aragón y la alcaldía de Zaragoza. No podrá plantearse la salvación de María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha, región donde Podemos le ha ganado la mano. Y no decidirá nada relevante en Asturias, Cantabria y Navarra.

A Rivera le han fallado Valencia y Baleares. No ha pinchado. No es un bluf. Irá a fondo en las elecciones generales. Pero la peor de las pesadillas de José María Aznar y la FAES –un torrencial trasvase de votos del PP a Ciudadanos– no se ha materializado en los idus de mayo.

Por Enric Juliana.