También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

martes, 1 de julio de 2014

Felipe González a la FAES.

Me ha llamado curiosamente la atención (por acertado) este artículo de Lucía Méndez, según el cual, Felipe González, aquel líder político que enamoró a un país entero con la fuerza de su discurso, de su carisma y de sus convicciones, no se ha limitado a envejecer físicamente como todo el mundo. Ahora es otra persona. Irreconocible, tanto en sus rasgos físicos como en la química que desprende. Donde había un hombre desprendido a quien nunca le interesó el dinero, hay ahora un asesor de los millonarios del planeta. Donde había un presidente que no asistía a inauguraciones porque no quería pasar a la posteridad inscrito en ninguna primera piedra -le daba mal fario- ahora hay un ex presidente que le ha puesto su nombre al Estado. Felipe González ha visto al Estado en peligro y quiere salvarlo. Es uno de esos hombres de Estado que han llevado al Estado a la situación comatosa en la que se encuentra y ahora quieren preservar lo que queda.

González no para. Trabaja más que cuando era presidente en ejercicio. Y tiene muy diversificadas sus actividades. Por la mañana resuelve una crisis en cualquier país centroamericano, a mediodía salva la Monarquía española después de tomar el aperitivo con cualquier banquero o empresario, a la hora de la merienda dispara contra Pablo Iglesias por bolivariano, después se da un garbeo por Gas Natural -donde se aburre aunque cobra 126.000 euros al año- y por la noche se sube a un púlpito donde los demás cenan, mientras él pone a parir al PSOE, que es su partido. Todo ello lo ejecuta con gran brillantez dialéctica y asombro de sus interlocutores. Un ejemplo. En una reunión con empresarios dijo que el próximo secretario general del PSOE nacerá muerto. Sea Eduardo Madina o Pedro Sánchez. Siempre ayudando.

González ya quiso salvar al PSOE de la ruina apoyando a Rubalcaba en el congreso de Sevilla con el resultado de todos conocido. Esta semana lo ha vuelto a hacer. Los diputados socialistas se abstuvieron en el aforamiento del Rey Juan Carlos I -una auténtica chapuza- y él salió para advertirles de que no tenían sentido de Estado. De momento, ningún socialista se ha atrevido a decirle que se calle. Mientras contempla horrorizado cómo Pablo Iglesias se compara con Isidoro y Juan Carlos Monedero con Alfonso Guerra, cualquier día le invitarán a dar una conferencia en la FAES, que también está muy preocupada por el Estado.