También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

sábado, 5 de julio de 2014

Areilza en 1974: monarquía o república (Por Iñaki Galdos).

Sinceramente, creo que la biografía de José María de Areilza es harto conocida. Y para los que no la sea, existen afortunadamente medios suficientes para conocerla. Baste decir en estas líneas que, a pesar de que en su trayectoria política tuvo también otros noviazgos ideológicos, era sobre todo monárquico a más no poder; monárquico entre los monárquicos. Con ese dato me basta para escribir sobre lo que voy a escribir; que, por cierto, viene muy a cuento con lo que se está debatiendo ahora en la sociedad a raíz de la abdicación del anterior rey de los españoles.

Voy a ser breve: resulta que el 8 de de diciembre de 1974 se celebró en Grecia un referéndum sobre la monarquía. Con una participación del 77 %, una amplia mayoría (69 %) se inclinó en Grecia por mandar al paro al rey Constantino. Para ser más concretos, esa mayoría se inclinó por una "democracia no coronada" frente a una "democracia coronada". Esas fueron las expresiones que se utilizaron el las papeletas de votación.

Pues bien, resulta que días más tarde, periódicos como EL DIARIO VASCO publicaron un artículo de Areilza sobre la cuestión. Un artículo que no tiene desperdicio. Tras lamentarse, como monárquico que era, que el rey "y su bellísima esposa", por múltiples razones, no pudieran seguir ocupando el trono, incluyó en su análisis este interesante párrafo que a día de hoy llama muchísimo la atención.

"Pienso sin embargo, que la actitud de Constantino, sometiéndose voluntariamente al resultado de un sufragio, libremente expresado, es digna de respeto y de elogio. En Grecia, cuna de la democracia política, el rey está de acuerdo en que los ciudadanos, para serlo, lo plebisciten. Este gesto, aunque le haya hecho perder la corona, le habrá, en cambio, granjeado muchos nuevos partidarios, si no como rey, como hombre, como ciudadano heleno. Y ¿no debe ser el rey, cuando lo hay en una comunidad, el primer ciudadano de la nación y el primer ciudadano del Estado, aquél en quien recaen los más altos y pesados deberes, incluido el de dar a su pueblo ocasión y cauce para manifestarse libremente sobre los grandes temas de la vida pública y del gobierno de la colectividad?".

Pues está muy claro. Uno se pregunta cómo es posible que el año 1974, en plena dictadura franquista, un hombre del régimen escribiera esa reflexión y cuarenta años más tarde dirigentes políticos que conforman esa extraña cuadrilla del "soy republicano, pero..." sean incapaces de pedir lo que Areilza aplaudió en una dictadura (la española) lo que en Grecia, que salía de otra dictadura, se hizo con naturalidad.