También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

lunes, 21 de octubre de 2013

Por dejar las cosas claras: El PNV y la "Doctrina Parot"

Durante todo el día de hoy vengo observando en las Redes Sociales una auténtica cascada de comentarios dirigidos al Partido Nacionalista Vasco, a sus dirigentes, a sus cargos electos e, incluso (y como es mi caso) a los propios afiliados de base. En muchos de esos comentarios (publicados principalmente en Facebook y en Twitter y en determinadas páginas de Medios Digitales)se insulta, se malinforma torticeramente y se intenta confundir.

Perfectamente podría hacer un alegato pero, para no repetirme, hago mía la Nota del Euzkadi Buru Batzar del Partido Nacionalista Vasco referente a la citada Doctrina Parot. Y la hago mía hasta en la última coma. La misma dice así:

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha emitido hoy su sentencia en el caso ‘Del Río Prada contra España’, confirmando el fallo dictado en julio de 2012 por su Sección Tercera. La sentencia, que es firme e inapelable, declara que la ‘doctrina Parot’ aprobada por la justicia española desde el año 2006, resulta contraria a la ley, en tanto que infringe varios artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos, por lo que debe ser revocada.

Las consecuencias de dicho fallo del Alto Tribunal Europeo son evidentes: la ‘doctrina Parot’ no es conforme al Convenio Europeo, por lo que la interpretación de las reglas del Código Penal de 1973 verificada por la justicia española sobre el cumplimiento de penas y su acumulación debe ser absoluta y totalmente rechazada, en cumplimiento de dicha sentencia, cuya naturaleza vinculante resulta evidente, conforme a las reglas de los convenios internacionales y de la propia Constitución española. Una interpretación, la ‘doctrina Parot’, confirmada incluso por el Tribunal Constitucional, que resultó tributaria de un discurso político dominante en los principios de los años 2000, cuya influencia fue determinante de una doctrina sesgada y retorcida no amparada en la legislación, como así ha quedado acreditado y confirmado en la sentencia del TEDH. EAJ-PNV denunció el surgimiento de dicha doctrina y, reiteradamente, interesó su anulación. Hoy la doctrina Parot ha quedado desactivada.

No podemos olvidar, de otra parte, que quienes han sufrido las consecuencias de esta doctrina excepcional, fueron condenados en su día por la comisión de execrables crímenes y atentados a los derechos humanos y, singularmente, del derecho a la vida. Ello no obstante, EAJ-PNV siempre ha entendido que las violaciones de los derechos humanos no pueden combatirse sino desde los instrumentos legales del Estado de Derecho, a través de la aplicación de las leyes penales, procesales y penitenciarias generales, sin establecer respuestas o medidas de excepcionalidad ni arbitrar interpretaciones forzadas de las mismas, como en nuestro entendimiento, venían en materializarse en la ‘doctrina Parot’.

Por todo ello, debemos celebrar la sentencia del TEDH como una decisión justa y necesaria que corrige directamente una incorrecta e ilegítima desviación de la justicia española. Exigimos, por tanto, del Gobierno español y del sistema judicial que, olvidando las tentaciones de la ingeniería jurídica a las que algún responsable gubernamental ha aludido, exprese inequívocamente el respeto y acatamiento de dicha sentencia, en cumplimiento de las normas constitucionales y del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Y, por ello, exigimos que se articulen, de manera urgente, los mecanismos necesarios para el cumplimiento, sin reservas, de la decisión judicial de Estrasburgo, en relación a aquellos reclusos a los que se hubiere aplicado dicha doctrina, hoy declarada contraria a la legislación internacional de derechos humanos.

De igual manera, EAJ-PNV hace un llamamiento al conjunto de los presos de ETA para que, individualmente –como deberán hacer los implicados por la sentencia revocatoria de la ‘doctrina Parot’– y tras el reconocimiento del daño causado, utilicen las posibilidades legales existentes en el ordenamiento jurídico para acogerse a las medidas penitenciarias y legales que permitan su resocialización en un país que desea inequívocamente la paz y el cierre definitivo de las consecuencias dramáticas generadas por décadas de violencia y horror.