También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

jueves, 31 de octubre de 2013

La revuelta de los barones acorrala a Rubalcaba para fijar ya las primarias.

La cotización sobre la fecha de las primarias en el PSOE para elegir a su candidato presidencial cerró la semana con los siguientes índices aproximativos: 40% en el otoño de 2014; 30% a comienzos de 2015; 20% a comienzos de 2014; y 10%, no habrá primarias. Pero, como ocurre en la Bolsa de valores, el parqué socialista vive tiempos de extrema volatilidad y lo que una semana se da por seguro, a la siguiente está en cuestión.

El secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, se fue de vacaciones con la idea de que se celebraran en el otoño de 2014, después de las elecciones europeas, y volvió del descanso estival con el plan de demorarlas hasta comienzos de 2015, ofreciendo a los barones el compromiso de que, en todo caso, podrían concurrir a sus elecciones autonómicas y municipales bajo el paraguas de un nuevo liderazgo socialista. Pero se ha topado con una revuelta de los barones.

Unos se sienten engañados, como el vasco Patxi López, que a cambio de su apoyo en el congreso de Sevilla esperaba recibir el testigo de sus manos y ahora se ve apremiado porque su prestigio como lehendakari pierde enteros a medida que pasa el tiempo; otros están defraudados, como el manchego Emiliano García Page, quien creyó a Rubalcaba cuando dio a entender que sólo aspiraba a liderar la transición; otros se sienten incomprendidos, como el valenciano Chimo Puig, cuya estrategia de reclamar elecciones anticipadas en su comunidad se ve impedida por la falta del aval de Ferraz para anticipar una investidura como candidato que querría tener ya; otros están hartos de “las injerencias” de Ferraz en sus territorios, como el castellano y leonés Julio Villarrubia, que pugna por el control de su federación con el secretario federal de Organización, Óscar López, que mantiene el cargo de portavoz en las Cortes regionales, o Tomás Gómez, a quien se ha dicho que Rubalcaba no impulsará una candidatura alternativa en Madrid, pero también que gente próxima al secretario general hará todo lo posible para que la haya; y así, suma y sigue, con algunas excepciones que son minoritarias en el cómputo de militantes.

La presión electoral y de las bases.

Las bases presionan a los dirigentes territoriales para acelerar el cambio en el timón de la nave socialista y los dirigentes territoriales presionan a Rubalcaba, pero como ya no se fían de sus compromisos, buscan el entendimiento entre ellos, con Andalucía como paño de lágrimas y principal referente.

Y así, entre los barones se ha alcanzado un consenso ampliamente mayoritario en torno a la premisa de que ya no se puede mantener más la incertidumbre sobre el calendario, de modo que hay práctica unanimidad en la exigencia a Rubalcaba de que, tras la Conferencia Política de mediados de noviembre, pacte con ellos la fecha de las primarias. La baza que se reserva el secretario general es que, instalados en el “sálvese quien pueda”, los planteamientos entre los barones no son coincidentes y cada uno se atiene a lo que más conviene a sus propias expectativas electorales. Anticipándose a la posibilidad de que esta disparidad de intereses permita a Rubalcaba seguir demorando la concreción del calendario, los barones también están de acuerdo en exigir que, si el consenso entre ellos no es posible, la Ejecutiva presente formalmente su propuesta ante el Comité Federal que se celebrará en diciembre o enero, y allí se vote. Y no una propuesta circunscrita a las primarias presidenciales, sino una “hoja de ruta completa”, que incluya el calendario de todos los procesos electorales.

El calendario.

Andalucía, que es el palo mayor de la nave socialista, mantiene la preferencia por comienzos de 2015 -enero o febrero-, porque su prioridad es la estabilidad. Pero, constatada la deriva general, Susana Díaz no se va a enfrentar a sus colegas territoriales ni a hipotecar su creciente prestigio para mantener a un secretario general que extravió su autoridad al permitir que en Galicia se saltaran los estatutos para inventar su propio procedimiento y que no transmite proyección alguna de futuro. Así, a los socialistas andaluces les parecería razonable la convocatoria después de las elecciones europeas, en el otoño de 2014, la fecha que se perfila como solución de consenso.

La Conferencia Política estará marcada por el debate sucesorio, pese a los intentos de la Ejecutiva por aplazarlo. El viernes se dispararon las apuestas a favor de la convocatoria en febrero de 2014, antes de las elecciones europeas, una posición que hasta ahora sólo había defendido abiertamente Emiliano García Page, el cuarto en la quiniela de posibles candidatos a la sucesión. Fue el efecto relámpago de que a esta tesis se sumara Tomás Gómez, durante un desayuno informativo en el que estuvo amadrinado por Carmen Chacón, que no dudó en aparcar sus compromisos académicos en EEUU y recorrer 7.000 kilómetros para avalar al díscolo líder de la tercera federación socialista y mantener vivas sus opciones. Lo suyo pareció más que nada una comunión coyuntural de intereses porque, aunque Gómez apoyó a Chacón en el último congreso, el madrileño nunca ha ocultado su predilección por Patxi López. De la sintonía que los dos conferenciantes mantienen con la dirección federal fue prueba palmaria la clamorosa ausencia de representantes del núcleo duro de Ferraz.

En el PSOE nadie duda de que la exministra tendrá un papel protagonista, postulándose de nuevo como alternativa o apoyando a Eduardo Madina, si el diputado vasco da el paso. Madina es el único de los precandidatos que no tiene prisa, pero sostiene que quien vaya a ser elegido debe contar con tiempo suficiente para consolidarse en el partido y, sobre todo, ante la sociedad; en otras palabras, a su juicio, esperar a comienzos de 2015 sería demasiado tarde.

Uno de los argumentos con los que se intenta doblegar la resistencia de Rubalcaba a convocar las primarias en el año próximo es que, si el PSOE se da un nuevo batacazo en las elecciones europeas, se interpretará como una derrota personal y “sería inevitable la convocatoria de un congreso extraordinario”, que supondría el fin anticipado de su mandato como secretario general. Los que apoyarían que la fecha fuera el otoño de 2014 como solución de consenso argumentan a su vez que la mejor forma de evitar ese escenario es que se sepa con antelación que, ocurra lo que ocurra en los comicios europeos, inmediatamente después se celebrarán las primarias y habrá un nuevo liderazgo.

Pero, vista la acreditada habilidad de Rubalcaba para sobrevivir a todas las tempestades, en el parqué socialista todavía cotiza, entre quienes son más críticos, cautos y desconfiados, la posibilidad de que todo se enrede de tal forma que finalmente no lleguen a celebrarse las primarias. Como en el mundo de Heráclito, cuya filosofía resumió Karl Popper (La sociedad abierta y sus enemigos) como “la expresión de un sentimiento de andar a la deriva”, en la sociedad cerrada del PSOE “todo fluye y nada está en reposo”.

Entre el ‘remake’ del 34 congreso y el del 35º

Por si no bastara con el choque de intereses entre quienes están en los puentes de mando, la vieja guardia está cada día más inquieta viendo cómo su apuesta por Rubalcaba está al borde la insolvencia. En Sevilla, con Felipe González y Alfonso Guerra de aguadores de votos, lograron que se hiciera un remake del 34 Congreso (cuando Felipe testó a favor de Joaquín Almunia), pero los socialistas todavía tienen pendiente el remake del 35º (la renovación generacional, que entonces encumbró a José Luis Rodríguez Zapatero y de la que ahora es vanguardia Andalucía).