También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

jueves, 18 de julio de 2013

Al menos no se hacen llaveros.

No. Al final hemos conseguido "salvar" el Arco de San Mamés y, según nos cuentan, va a seguir durmiente en Lezama. No es mal sitio... es nuestra "fábrica" de jugadores aunque mejor hubiese estado en Bilbao.

La manifiesta dejadez de las Instituciones y su patente desinterés ha derivado en que una Junta Directiva del Athletic Club haya tenido que tomar esta decisión deprisa y corriendo, a contrareloj, con los tiempos encima, o como se le quiera llamar. Yo lo llamo "parche" o chapuza al uso. Nada nuevo bajo el sol.

Entre los meses de febrero y marzo del año 2007 fue presentado (previo registro) un Dossier con 42 ideas que daban solución de futuro al Arco de San Mamés. Las mismas iban desde lo funcional a lo meramente ornamental. Dichas ideas fueron presentadas ante el propio Athletic Club, la Diputación Foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao. No existía por entonces la Sociedad San Mamés Barria.

Del Club jamás se obtuvo respuesta alguna, de la Diputación siempre largas y desvíos. El alcalde Azkuna fue el único que, entonces, se hízo eco de aquéllas ideas. De esta manera, un 24 de marzo de 2007 llamó a quién las había registrado, y no para felicitarle en el día de su cumpleaños, que lo era, sino para decirle que aquello le parecía una magnifica idea y que no la echaba "en saco roto".

Dicho y hecho: Apenas un par de meses más tarde se presentaban en el Ayuntamiento una serie de infografías y montajes fotográficos que desarrollaban la idea originaria de quién las presentó de una forma "casera" adjuntando unos voluntariosos bocetos a mano alzada. Evidentemente, el autor del Dossier no tenía los medios de los que disponía la plagiadora ingeniería. Y así, se presentó un futurible proyecto para dar una funcionalidad al Arco: su utilización como pasarela peatonal entre la Ribera de San Inazio y la futura Isla de Zorrotzaurre. Y de esa forma se presentó en Sociedad entre txakolis y pintxos. Algo que al autor de la idea le entusiasmó. A él y a miles de personas más. El hecho anecdótico de esa presentación consistió en que casi todo el mundo fue invitado menos el citado autor de la idea registrada. Pero no pasa de ser eso: una anécdota y un intencionado fallo de protocolo.

Al hilo de ello, no quisiera desaprovechar esta ocasión para desear de todo corazón (como no pudiera ser de otra manera) al promotor de dicho ágape una pronta y satisfactoria recuperación.

Pasaron los años. Ya habían comenzado las obras del nuevo San Mamés. En ese momento se nos dijo que la estructura del Arco estaba deteriorada y que no podría aguantar el peso de una pasarela. Y esto se nos dijo mientras aún sustentaba la tejavana de la tribuna principal sobre nuestras cabezas. Alarmante, ¿No? Yo más bien diría algo así como la enésima improvisada salida. Entre esto y la crisis, adiós pasarela.

Pasamos entonces a valorar las ubicaciones meramente ornamentales. Somos muchos los que no tenemos nociones técnicas al respecto pero numerosos ingenieros, arquitectos y urbanistas vinieron a decir que el Arco de San Mamés, al margen de un inequívoco icono de nuestra Villa, había pasado a formar parte de lo que se denomina el sky-line de nuestra ciudad. Algo netamente identificativo: algo que ahora se busca y no se encuentra, algo que convivía iconográficamente con nada menos que con la silueta de la Basílica de Begoña, con la chimenea de Etxebarria y con el Guggenheim o la torre de Iberdrola (en éstos dos últimos casos, tanto el Museo y la Torre aprendieron a convivir con el Arco y no al revés).

El caso es que lo que muchos pensamos que era estéticamente posible, otros han debido opinar lo contrario. No debemos olvidar que a los ciudadanos no se les debe ningunear y una cosa es lo que haga Josu Urrutia como presidente de un Club privado, un Club de Socios, y otra cosa es lo que haga como presidente -que también lo es- de una Sociedad Pública: San Mamés Barria. Al parecer no ha sabido discernir o darse cuenta que dicha Sociedad se debe a criterios de transparencia y a la fiscalidad pública. O dicho de otra manera, esos secretismos; oscurantismos y hermetismo de los que gusta usar en una Entidad del Derecho privado (donde sólo sus socios pueden pedir explicaciones) no es de recibo ni tiene cabida en una Sociedad Pública donde cualquier ciudadano puede pedir cuantas aclaraciones sean precisas. Lo dicho: Ayuntamiento de Bilbao sin interés, Diputación esquivando, Gobierno Vasco a otros menesteres y Kutxabank a sus quehaceres; han permitido que quién preside un quinto de dicha Sociedad haya hecho más o menos lo que de forma improvisada le ha pasado por la cabeza. Nunca sabremos nada del por qué de todo esto ni por qué se ha hecho con el mayor sigilo posible. Es un hecho constatable.

Pero al menos se ha salvado el Arco. No tenían más remedio. Disponíamos de 34.954 firmas personales y de 248 firmas de Colectivos, Peñas y Asociaciones que así lo solicitaban. También sabían que con una sexta parte de esos apoyos se puede llegar hasta "tirar" viaductos cercanos a San Mamés. Urrutia sabía con cuántos votos salió elegido como presidente del Athletic Club. Y cuando hablo de firmas lo digo porque el autor del mencionado Dossier siempre ha remado de la mano de la Peña Deusto del Athletic Club (de la que forma parte) que no fue otra más que la que promovió esa masiva recogida masiva de firmas de apoyo al Arco.

Es esa Peña quién ha emitido una Nota según la cual (como impulsora de la reseñada campaña de recogida de firmas “Si al Arco de San Mames, Baietz”, con la cual recogieron esos miles de firmas de gentes que no querían que el Arco se destruyese), se informa a toda la masa rojiblanca y a todo aquélla persona interesada, que, tras la decisión que ha tomado la Junta Directiva del Athletic Club de ubicar el Arco en las instalaciones de Lezama, se pone fin a la recogida de firmas, y, ello, debido a que el objetivo que se perseguía (preservar el Arco) parece que va a ocurrir.

Desde esa Peña promotora, siempre han pensado que el Arco debería estar en el nuevo estadio pero como la directiva que solicitó el proyecto no se lo “exigió” a la ingeniería de turno, ésta no lo hizo. Ahora, es cierto, tendremos un campo muy bonito, funcional y moderno, pero sin ninguna identidad. Las cosas como son.

Creemos que si este tema se hubiese tratado con más voluntad por parte de Athletic Club, Ayuntamiento de Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia (y, a posteriori, por el Gobierno Vasco y Kutxabank) se le podría haber encontrado la citada ubicación en la Villa de Bilbao o en sus accesos ya que es donde debería permanecer como icono de la misma que es y lo ha sido durante muchos años. Pero desde el principio dejaron claro que este tema no les interesaba y sólo ante la presión social, han terminado adoptando la solución mas cómoda y que menos problemas da.

Aún con todo, mediante estas líneas, queremos agradecer a las casi 35.000 personas que firmaron y se preocuparon por el Arco. Sin ellos no lo podríamos haber conseguido. Igualmente agradecemos la las casi 300 Peñas, Asociaciones y Colectivos que hicieron lo propio; y a los Medios de Comunicación que han venido dando cobertura a nuestra campaña durante de más de siete años.

También queremos dejar meridianamente claro que, aunque se da por finalizada la campaña, no quitaremos ojo al Arco hasta que vuelva a ser instalado en otro lugar, puesto que, vista la desgana y la falta de comunicación con la que han llevado este tema, tenemos el perfecto derecho a no fiarnos temiéndonos lo peor al menor descuido.

El pasado miércoles, 3 de julio, 60 años después de que se inaugurase, de que haya presidido mas de 1.700 partidos y de que haya sido parte importante de esa silueta de Bilbao... el Arco dejó de formar parte, no del Athletic Club, pero si de San Mamés y de nuestra Villa. Deplorable. Triste.

Estamos seguros que, durante mucho tiempo, todos nos quedaremos mirando al horizonte de Bilbao cuando subamos Artxanda, vengamos por la autopista o bajemos por Enekuri, pero, por mucho que busquemos el Arco, ya no estará. Y ello porque por culpa de nuestros dirigentes (por acción u omisión y una manifiesta falta de empatía) habremos perdido una imagen simbólica y un gran signo de identidad de nuestro Club y de nuestra ciudad.

Eskerrik asko guztioi.

Iñigo Landa, Joseba Andoni García, Peña Deusto del Athletic Club y 35.240 firmas particulares y de Peñas, Asociaciones y Colectivos.