También en El Rincón del Protestón,un Blog de DEIA: http://blogs.deia.com/rincondelproteston/
Ongi Etorri - Bienvenue - Bienvenido - Welcome - Benvingut - Benvido -Benveniu - Benvenuto - Willkommen - Boa Vinda - Yookoso - Karibu - الصحة - Bine ai Venit - Bem Vindo - Välkommen - Velkommen - Irashai - Добро - пожаловать - Welkom - Välkommen - רוך הבא/ ברוכה הבאה/ ברוכים הבאים - Καλώς ήρθες - Vítejte - Dobrodošli - Fáilte, Tá fáilte romhat - स्वागत - خوش آمدی! / خوش آمدید! - Deuit mad deoc'h - Wolkom - Ласкаво просимо - ยินดีต้อนรับ - Kaj Bonvenon Ankaŭ - Fiţi bineveniţi - Witaj - Tervetuloa.

martes, 23 de octubre de 2012

Urdangarín: un conseguidor en la corte del rey Juan Carlos (Libros).

Inda y Urraiztieta cuentan en Urdangarín: un conseguidor en la corte del rey Juan Carlos todos los secretos del caso Nóos. Los periodistas del diario El Mundo, Esteban Urraiztieta y Eduardo Inda -también colaborador de esRadio en Es la mañana de Federico-, publican un libro editado por La Esfera de los Libros, titulado Urdangarín, un conseguidor en la corte del Rey Juan Carlos, en el que desentrañan la trama urdida por el marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarín, desde su sociedad "sin ánimo de lucro" Nóos.

Una trama que ambos descubrieron y que ahora se recoge en un libro del que el suplemento Crónica del diario El Mundo adelanta el primer capítulo casi en su totalidad. En él se cuenta "el 40 cumpleaños del duque de Palma, celebrado en el palacete de nueve millones de euros en enero de 2008".

Un cumpleaños que "terminó como el rosario de la aurora, con el príncipe abroncando a su cuñado por su ritmo de vida y por las impertinencias que le espetó bien entrada la noche". En este libro también se cuenta cómo el monarca, el rey Juan Carlos, le hizo un favor de suegro posibilitando la reunión en la Zarzuela con Camps y Barberá de la que saldría su primer gran negocio.

Dicen ambos periodistas que "lo que don Juan Carlos pensaba que era una iniciativa impecablemente profesional resultó un gran fraude que acabaría con el paso de los años haciendo tambalear los cimientos de la primera institución de este país". Entre los detalles que desvelan Urraiztieta e Inda en este libro, destacan también las aspiraciones deportivas del "yernísimo" que quería ser "presidente del COI".

En el reportaje que recoge este último domingo Crónica de El Mundo destaca que el libro "hace especial hincapié en un hito más propio de una película de Cantinflas que de una institución seria como la Corona: el vídeo que el marido de la infanta Cristina grabó "dando las gracias al pueblo español en unos momentos tan difíciles como los que estamos viviendo (sic)". "Rafael Spottorno no daba crédito a lo que veían sus ojos y escuchaban sus oídos cuando recibió el CD con un discurso a la nación que era una surrealista versión del que don Juan Carlos protagoniza cada Nochebuena".

Letizia "nos tiene manía"

Ambos periodistas dicen, por otro lado, que Urdangarín culpa de buena parte de sus males a la princesa Letizia. Concretamente la acusa de que sus corruptelas pasasen de los cajones del juzgado a las portadas de los periódicos. "Es periodista, nos tiene manía y seguro que está detrás de todo lo que nos está pasando", es el textual que recoge el adelanto del diario El Mundo.

Pero el libro recoge más sorpresas, como las "bombas atómicas" del exsocio de Urdangarín, Diego Torres, quien asegura que pagó con la tarjeta del Instituto Noos "el anillo de pedida de Letizia Ortiz. La única verdad es que el príncipe encargó a su hermana pequeña recoger en la Joyería Suárez de Barcelona el segundo secreto mejor guardado –después de la boda en sí– de un acontecimiento que garantizó la continuación de la dinastía.

Cristina delegó en su marido porque se encontraba en la cama con 39 de fiebre, víctima de una brutal gripe. En cualquier caso, en su peculiar relato reconoce que el príncipe intentó pagar la sortija y que el duque de Palma le respondió que “corría de su cuenta”. Vamos, que era un regalo."

Bronca en el 40 cumpleaños

Además, en uno de los capítulos se describe con todo lujo de detalles la fiesta del cuarenta cumpleaños de Iñaki Urdangarín Liebaert en enero de 2008 en su residencia de Pedralbes. Una fiesta sorpresa en la que "Cristina se confabuló con los invitados para respetar la ley del silencio." Entre los invitados al evento se contaban al heredero de la corona Búlgara, Kardam, y su mujer, Miriam Ungría; Konstantin y María García de la Rasilla; Pedro López Quesada y su esposa, Cristina de Borbón Dos Sicilias, doña Elena, el príncipe, Letizia y la Reina. También David Barrufet, la regatista Vicky Fumadó, Alex Crivillé y su esposa Anna Nogués y un sinfín de deportistas.

Los más discretos, como siempre, los Urdangarín, cuyas hermanas Ana y Lucía "colaboraron activamente con su cuñada en los preparativos". Fue la fiesta en la que muchos conocieron la cara del socio de Iñaki, Diego Torres. Pero aquel cumpleaños fue el escenario de una sonora bronca entre cuñados. Iñaki Urdangarín pidió a su cuñado, el príncipe Felipe, ayuda financiera para pagar su palacete: "Señor, no puedo con la hipoteca de la casa, son 20.000 euros al mes", suplicaba Urdangarín. "Sólo pido que se me ayude en los pagos, tal y como se me había prometido", insistía. "Jamás te prometimos nada, aquí cada uno se paga su casa", respondió tajante el príncipe.

Urdangarín insistía y don Felipe zanjó el debate: "¡Pues no habértela comprado!". Y de la casa se hace, en este adelanto, una exhaustiva descripción, desde su precio (8,8 millones de euros en total) a su hipoteca (cerca de 20.000 euros mensuales). También la superficie y distribución, con un jardín de 2.000 metros cuadrados y habitaciones de 100 metros.

Culpa al Rey de la compra del palacete

Una de las partes más curiosas de la bronca fue precisamente que Iñaki espetara al príncipe que "yo compré esta vivienda porque el Rey quería alojarse en nuestra casa cada vez que viniera a Barcelona y, como el piso en el que vivíamos no era muy apropiado para el padre del señor, se me aseguró que me echarían una mano". A lo que el príncipe respondió tajante "eso es mentira, nosotros jamás te hemos prometido nada". Urdangarín insistía, "pero es que yo no llego, no llego, señor". Y es que Urdangarín jura y perjura que compró el palacio porque en 2003 el rey le espetó: "¡Pero cómo tienes a mi hija en un piso de 300 metros cuadrados cuando mi hija ha vivido toda su vida en un palacio!".

Los tiempos dorados de Nóos, en los que se “pegaban sablazos”, como jocosamente se referían a la actividad de Nóos algunos de sus empleados" o “a robar, a robar, que el mundo se va a acabar” que soltaban de tanto en tanto algunos de los pocos hombres buenos del entorno urdangarinesco, habían pasado ya a mejor vida", dicen Inda y Urraiztieta en su libro.